Buscar este blog

miércoles, 31 de octubre de 2012

COORDENADAS PERSONALES

Mi prima Money Penny me comunica de forma sincera, que es incapaz de encontrar las coordenadas a la hora de despedirse de alguien que se va para siempre.
Y que tampoco las encuentra para ella misma.
Yo, que soy su primo de Madrid, le digo que no se lo han explicado bien.
...
Entonces, tan sólo me queda contarle un cuento que sea verdad.
Y que con un poco de suerte se lo crea.
...

El principal problema con el que nos encontramos los humanos es la Cosmología, es decir, encontrar una explicación al conjunto de retos que la vida nos plantea.
¿De dónde venimos?
¿Dónde vamos?
¿Qué sentido tiene la existencia?
¿Que sentido tiene la muerte?
¡Qué carajo hacemos aquí!
...

Bien, querida prima, como has nacido en este pais y has vivido en una sociedad católica, supongo que te habrán intentado explicar estas cuestiones con más o menos éxito.
Y tal vez con ninguno.

Existe otra posibilidad; tener un primo bestia, camionero y medio analfabeto capaz de al menos atraer tu atención.

Bien, esto es lo que hay.

La Cosmología integral es un tostón.
Todos los libros, explicaciones, conferencias y debates en los que tu atención se esfuerza en comprender el mundo, no valen practicamente para nada.

Sólo lo que se vive y lo que se aprende por uno mismo, cala en el alma.

Bien, siguiente paso.

Lo más probable es que tengas a tu alrededor un grupo de gente maja. Esos tipos y tipas que cuando te acompañan, tiendes a disfrutar de la vida con ellos. Bien, ahí lo tienes, el elemento imprescindible, la buena gente. No hace falta mucho más.

Esta buena gente está tan perdida como tú, la única diferencia estriba en que sus dudas, pensamientos y emociones, las comparten contigo. Eso las hace creíbles.

Así, que mi querida prima, te comunico la más obvia de las verdades: no te esfuerces en buscar respuestas totales, simplemente no existen.
En cambio, prima, existen las coordenadas personales de la buena gente.
Esas que están llenas de sabiduría y de sentido común.

Ejemplo ilustrativo: fallece un ser querido,  tú te debates entre el deseo de que se haya marchado a un mundo mejor, y la sospecha de que no va a ir a ninguna parte y la vida es una patata pilonga.
Escuchas sermones, consejos, repeticiones de cosmológicos fundamentos religiosos.
Y claro, te quedas vacía, en una especie de duda dolorosa.

Bien, es el momento de tirar de las coordenadas personales.
...

Lo recuerdo bien porque lo he vivido.
Cascó un amigo. Fuimos al funeral y al entierro. Y nos pusimos tan tristes, que sólo se nos ocurrió volver cada uno a su casa y dejar que terminase el día.

Pero al día siguiente uno tuvo una gran idea.
Nos fuimos a visitarle al cementerio.
Y le hablamos en plan libre.
Le dijimos muchas cosas: que lo habíamos querido, que no tenía ni idea de conducir y que menuda castaña se había pegado, que nos había hecho muy felices con su compañía en este mundo, que le perdonaba los doscientos pavos que me debía, que sus hijos iban a ser unos cachondos como él, que eran buena gente, que siempre ayudaban a los demás, y así, anécdotas y comentarios de toda una vida juntos.

Y entonces me dí cuenta que mi amigo, que ya no estaba con nosotros, dejaba un gran legado de bondad y de belleza.
Y que tal vez ése era el surco que su paso por este mundo dejaba tras de sí.
Y que el conjunto de muchos surcos como ése, trazaban un camino.
Y que los múltiples caminos, a través de extensos campos, en lejanos países, formaban una red de comunicaciones bastante eficaces.

Y que estamos en este mundo para transmitir y mejorar la belleza que nos ha sido regalada.

...

Llegados a este punto, donde las coordenadas personales, ganaban en cantidad y calidad a las coordenadas universales, me lo empecé a creer.

Y una vez que me lo creí, volví a leer algunos libros sagrados, pero a mi bola.
Con un sentido humano, cercano, sudoríparo, diría yo.

Como si sólo hubiera sido escrito para mi gente y para mí.

Y entonces me lo creí, y aproveché la lectura.

Creo que dichos textos fueron escritos para gente como tú y como yo, para que los leamos directamente y saquemos nuestras conclusiones en relación con el mundo real que nos rodea.

Para eso fueron escritos.

Para que entre el texto y tus ojos, sólo corra el viento fresco de la verdad creíble.

...
Estoy convencido que es así, porque en caso contrario... ¿qué carajo hago yo contándote esto?

¿Qué motivo puedo tener para meter este rollo, si ni fuera cierto?
...

Comprendo a los no creyentes, pero creo que merece la pena recorrer esa aventura., tú solo.

Al fin y al cabo, si la cagas, sólo te vas a enterar tú mismo.

Y si aciertas, tú serás la constructora de tus propias coordenadas.

Tus coordenadas personales.

Las únicas que te vas a creer de verdad.

...


11 comentarios:

  1. Ya estoy más tranquilo, hermano.
    Ha sido pegar cuatro tiros, y se me ha quedado el cuerpo relajado.

    ResponderEliminar
  2. Ummmmm, tendríamos que hablar tanto....tan largo.....y tan tendido..... que para esta "discusión" (de primos que se quieren mucho eh!!) necesitaríamos tanto....tan largo.....y tan extendido tiempo que.......

    De momento solo puntualizar una cosa: que sospecho, creo y espero que mis seres queridos no van a ninguna parte porque no me gustaría que mis "ausencias" me viesen a mi y la gente que las quiere sufrir tanto.
    Ahora bien, por el contrario no creo que la vida sea una patata pilonga. Creo que es lo mejor que tenemos!

    Aichsss primoooooo!!! Que necesitamos unas cuantas horas y unas cuantas cervezas para tratar de lo humano y lo divino!!

    De todas maneras que sepa usted que como soy buena gente todo lo que me dices y todo lo que leo no va saco roto...... ya lo sabías ¿verdad?

    Oye....¿a quien has matau?? a algunas latas viejas, espero.....

    Primo Tomaeeee!!!! uno, dos....uno, dos....

    ResponderEliminar
  3. Prima: nuestro primo catalán Tomae (¡BANG!)se ha propuesto llenar la blogosfera de (¡BANG!, ¡BANG!) de disparos, en un concurso de relatos cortos de 50 palabras.
    En su blog encontrarás los detalles.
    Yo de tí me ponía antes el chaleco antibalas, por si acaso.
    Avisada estás, que las armas las carga el Tomae.

    ResponderEliminar
  4. Gracias primo!! Tu queridísimo hermano "avisóme" así que yo..... "apuntóme"; rápida como una bala!

    ResponderEliminar
  5. Osea, que ahora, la prima también manejará armas de fuego.
    Acojonóme.

    ResponderEliminar
  6. No pelearse!!!!

    A ver, me estoy acordando de una cosa. En un breve espacio de tiempo se han ido algunos amigos míos, a dar una vuelta por el más allá.
    Mi amigo Manolo, Manolo Vereda, el "vileda", el que se comía dos platos de los montes, pero pedía las tapas de arroz sin carne. El que vibraba con AC/DC.
    Mi amigo el abogado, que nunca ejerció cobrando (no le hacía falta el dinero).
    Mi amigo que pescaba más que nadie (demostrado).
    Lanzaba la caña más que nadie (demostrado).
    Nunca hubo quien le ganara bebiendo cerveza, nunca hubo quien le ganara conquistando mujeres, nunca hubo quien le ganara exponiendo las razones por las que los humanos somos tan poca cosa.
    Para mi es como si estuviera de viaje, como solía hacer, lo mismo está en Madrid, en un teatro, que en Tahilandia, comprando diamantes.
    Mi última conversación con él, quizá el mismo día que le dijeron que se moría, me dijo esto mismo:
    "Ese libro que me decías, el Eclesiastés, lo he leído entero, Ahora ya puedo irme a dormir, que sé un montón de cosas más".

    Hasta siempre Manolo, y a los demás, os lo ruego, no dejeis de leer ese libro, está dentro de otro libro, lo escribió Salomón. Por favor, leedlo, es algo que debería ser obligatorio, leer ese libro lo antes posible, si puede ser, antes de morirse. (Después ya sería tarde)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te hare caso y leere el libro de Salomon antes de que sea tarde.
      Y tranquilo, no nos peleamos, es que somos un poco bestias.
      Mi hermano ha propuesto un juego con una foto y el reto de escribir en 50 palabras un microrelato, y la foto es de un arma disparando.
      Puedes participar tu tambien.

      Eliminar
    2. He visto la foto que dices, pero no he sido capaz de averiguar lo del reto del microrelato.
      Donde se supone que hay que entrar, o escribir, o lo que sea?
      Aquí mismo, en tu blog?

      Eliminar
  7. ¡ BANG !

    Me disparabas al corazón,
    y creí que eran amores,
    y al comenzar a sangrar,
    cuenta me di,
    de lo enorme de mis errores.

    Confundí proyectil y ternura,
    disparo y corazón,
    porque al disparame,
    me diste en el esternón.

    Enamorado y confuso,
    me acerqué al ambulatorio,
    donde me informaron,
    que había sido baleado.

    Tres proyectiles alojados,
    me sacaron de mis carnes prietas,
    y tanta locura el amor me producía,
    que con mensajes de amor,
    mísero de mí, los confundía.

    Ahora que estoy convaleciente,
    sigo esperando a mi amada,
    aunque ella,
    con el arma humeante,
    me espera justo en la entrada.

    La besaré raudo al verla,
    conocerá de mi amor el coraje,
    aunque empiezo a sospechar,
    que de un tiro,
    al final me descerraje.

    ResponderEliminar