Buscar este blog

jueves, 18 de octubre de 2012

LA TORMENTA PERFECTA ( 2 )



Bien.
El pardillo en el altar.
Los feligreses sentados.
Y en la primera fila Eduardo el cura (48) y Sarita mi pequeña (8), ambos con una sonrisa del catorce.

Releo el Evangelio.
Adviento, tiempo de espera.

Levanto la mirada y veo a los feligreses.
Ahora entiendo a Eduardo.
No es fácil.
¿Qué les digo?
...
Desde aquí arriba la perspectiva es diferente.
Cuando estás en los bancos ves la cocorota de los de delante, al cura de cara, y arriba a Cristo con los brazos en cruz.
Pero aquí arriba es diferente.


En los primeros bancos la chiquillería apelotonada alrededor de los jóvenes catequistas.
Y detrás la más cruda de las realidades.

Los adultos.

Para echarse a llorar.

Parejas desgastadas por el peso de la eterna crianza.
Adultos con ojeras provocadas por hipotecas insoportables.
Padres de familia parados. Esperanza cero patatero.

Clase media castigada contra la pared.
Dos inmigrantes en el banco del fondo, esperando un milagro.
Viudas eternas.

Los únicos un poco alegres, una parejilla recién casada.
...

¡Jesús, María y José!
¡Y por este curro pagan doscientos pavos al mes!
...

Bien, me giro y miro al Jefe.
Está plantificado en la cruz.

Seré breve, a ver si cuela.
"¡Ayúdame, mándame una señal!"

...

Eduardo eleva el pulgar de la mano derecha en señal de apoyo.
Leo su mirada.

"¡Qué, no es fácil listillo!, ¿a que no?".
...

Cuando estaba a punto de balbucear una escusa para largarme; en el momento que tomaba aire para explicar que adviento significa "lo que viene antes del viento", y luego salir corriendo hacia un lugar indeterminado del hemisferio sur, cuando la Sarita lanzaba una mirada de complicidad a Eduardo...

Entonces ocurrió.

...

Un rugido ventoso de mil diablos hizo estallar la vidriera de la fachada sur.

Tipo ¡PLAM, CATAPLAMTAMPLASSSSSSS!
...

Trescientos cuarenta y tres mil ochocientos treinta y cuatro cristalitos de colores caen al suelo.

¡CRISTAMPLISSCRACCSSSSSSSRISSSSS!

...

El viento frío del Atlántico Norte, fuerza veinte nudos,entró por el hueco destrozado.

¡¡UUUUUHHHUUUUHHHHHHHUUUUUHHHHHUU!!

...

La chiquillería de las primeras filas se dispersa de forma atolondrada.

¡¡AAAAAHHHHAAAAHHHHAHAHHAHAHAAAAAA!!

...

Los adultos y ojerosos feligreses se tropiezan unos contra otros en ordenado pánico generalizado.

¡¡PLUMPOFFFPLUMMPLOFFF!!

...

Miro al JEFE crucificado y le espeto un simple: "Te has pasado JEFE".

...

Eduardo eleva sus ciento cuarenta kilos a toda velocidad.
Se dirige a la Sacristía.

Corro tras él.



Agarra unos prismáticos, sale como una centella hacia la escalera de la torre y, sin volver el rostro pregunta: "¿Me sigues socio".

Respondo: "Te sigo, socio".

...

Ciento setenta y seis escalones, a diecisiete centímetros por escalón,
son treinta metros.
La altura del campanario.
...

Eduardo ya no se ríe.
Está muy serio.
...

Cuando llego arriba ya está con los prismáticos ajustados.

Otea el horizonte.
...

Desde aquí se ve toda la línea del cielo de Madrid.
Es un círculo perfecto que rodea la ciudad.

Un viento del carajo nos obliga a abrazarnos a los pilares del campanario.

¡¡UUUUUHHHUUUUHHHHHHHUUUUUHHHHHUU!!
...

Eduardo observa varias veces los cielos. Sostiene entre sus poderosos dedos los prismáticos.
Y luego, con el gesto grave del campesino de ojos azules que siempre fue, me lo dice:

"Driver, busca a tu familia y ponla a salvo".

Tras tragar saliva, tras respirar dos veces profundamente, continúa:

"Es la señal. Hoy es el día".

...

Le sostengo la mirada, tratando de comprender.
Pregunto, más que nada para ganar tiempo en respirar.

"¿El... día... de... qué?"

...

Y aquel amigo, el cura que siempre dice la verdad, la persona de la que más me fío en este mundo, me miró a los ojos y... , como dándome la peor noticia que un amigo nunca le quiere decir a otro, me dice:


"Socio, viene LA TORMENTA PERFECTA"

....

13 comentarios:

  1. Acepto las disculpas. Sin embargo no creo que se pueda o se deba intentar contentar a todos. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo contigo.
      Lo que pasa es que en ese aspecto, soy bastante ambicioso.
      Y claro, acabo teniendo amigos hasta en el infierno.

      Eliminar
  2. Estoy hojeando tu blog que vengo del blog de tu socio... por cierto... ¿de todo lo que te gusta qué es lo que más te gusta?

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta escribir cuentos personificados, que hagan sentir.
      Y traspasar con ellos los límites.

      Eliminar
    2. María (con permiso) en realidad no es mi socio (ya le gustaría) y bien bien ...no es él el que escribe, más bien alguien le dicta y el transcribe, pero como es un poco duro de mollera, y no se limpia bien el cerumen de los oídos, luego sale lo que les sale...

      Eliminar
  3. Si es perfecta ni tan mal.... peor sería:

    LA TORMENTA DESASTROSA
    LA TORMENTA DEVASTADORA
    LA TORMENTA HURACANADA
    LA TORMENTA (a secas)

    ......por cierto, ¿sabes que tienes mucha "suerte"? ÉL siempre te escucha y te "salva"...
    ¿Qué hay que hacer? ¿Solamente creer?.....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La de veces que he escuchado esta canción de pequeña
      http://www.youtube.com/watch?v=GFthitTpDlo


      .......(se me había olvidado ponerla antes....ayyy esta cabecita!!)

      Eliminar
  4. ¡Pero si no hago sino pegarme tortazos!
    Veamos:
    Me caigo de un hidroavión en el mar y acabo en una isla desierta.
    Tortazos con el coche, ya ni se sabe.
    Ahora mismo, subido en un campanario, frente a una tormenta inmensa.
    Por no hablar de los tortazos que habitualmente me da mi hermano Tomae.
    ¿Dónde ves tu la "suerte"?
    ...
    Esta mañana, sin ir más lejos, casi me la pego en una cubierta.
    El sonido más familiar que escucho es:
    1. ¡Ziiiiiiiiiu! (patinazo)
    2. ¡Crasssssssssh! (estacazo)
    3. ¡ Splassssh ! (zambullida)
    4. ¡ Traaaach ! (caída en seco)
    5. ¡ Fiuu !...¡Troch! (escurrida en húmedo y caída en seco)
    6. ¡ BOOOOING! (impacto con objeto metálico)
    7. ¡Tooooch! (impacto con objeto de madera)

    Soy E.E.E. (experto en estacazos extruendosos)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. 8. ¡Pliss...plass! (tortazo)
      9. ¡Piñummm! (disparo de mentira)
      10.¡PUM! (disparo de verdad)

      Fdo: A.E.E.E. (ayudante de experto en estacazos estruendosos)

      P.D: ¡Pashttt! (impacto con objeto de goma)

      Eliminar
  5. ¿Que qué hay que hacer?
    Buena pregunta.
    ...
    Yo según los casos practico varias técnicas básicas:

    1. Hacerme sólo aquellas preguntas, de las que intuyo alguna respuesta.

    2. De las que no tengo ni idea, se las pregunto a otros, generalmente de variada condición, edad y creencias.
    Con la suma de todas las respuestas hago un cóctel, luego lo relativizo, y más tarde lo dejo reposar.
    Al cabo de un tiempo me lo bebo, y ¿sabes?, conforme dejas pasar el tiempo en beberte el cóctel, más se diferencia del sabor original.

    3. En cuanto al tema del JEFE, lo que suelo hacer es inventarme oraciones a mi aire. Como si hablara con un amigo. Y como no me contesta expresamente casi nunca, lo que hago es fijarme mucho en las cosas que pasan a mi alrededor (se me ponen ojos de buho de tanto fijarme); y me imagino que las cosas que pasan son una parte de un mensaje que Él nos transmite.
    Como no tengo ningún código de señales para traducir sus mensajes, entonces voy y me lo invento.
    Y como tengo mala memoria, me lo tengo que inventar cada vez.
    Así que por ejemplo, me pongo a hablar con ÉL:
    "¿Qué tal socio?"
    Como no escucho respuesta alguna, sigo:
    "¿Estás mosqueado o es que te has quedado sin saldo en el móvil?"
    ...
    En fin, son conversaciones largas, que suelen empezar en plan amigo y terminan en plan desahogo vital, para terminar en plan, "nos vemos en unos días".
    Y..., ¿sabes?
    A veces, funciona.

    ResponderEliminar
  6. Ya que nombras al JEFE, yo también le hablo de vez en cuando.
    Y lo mejor de todo, me responde.

    Vale, sí. Yo me invento las respuestas, pero... funciona.

    Le hablo de mis amigos, de mi familia, de las cosas que me interesan, y al parecer, mis amigos le caen bien, mi familia es feliz, y las cosas que me interesan realmente llegan a ser interesantes.

    Para un ateo como yo, no está mal, verdad?

    Por cierto, estoy viendo una película de Pasolini, "la pasión según San Mateo". Está interesantísima. Los diálogos son realmente increibles, y el protagonista dice unas cosas tan llenas de sabiduría que me tiene fascinado.

    Ya falta poco para el final. Estoy deseando ver como acaba.
    El director me consta que también es ateo. Me temo lo peor.

    ResponderEliminar
  7. Resulta curioso que siendo yo creyente, tengamos una forma de rezar tan semejante (idéntica, diría yo), pues yo también rezo en una especie de conversación amistosa, más próxima al diálogo que al monólogo, inventándome asímismo las respuestas.
    En cuanto a la película, estoy más próximo a la estética de Fellini que la de Pasolini. Fellini crea su propio y complejo mundo, resultándome más creativo aquél que éste.
    En cuanto a los textos, lo tengo claro. Nada como los Evangelios para provocar diálogos inteligentes.
    ...
    De hecho en eso también nos parecemos, pues soy de los que buscan en los textos originales las respuestas a las cuestiones que me inquietan.
    ...
    Así que aquí estamos, un creyente y un ateo, que rezan de forma semejante y beben de las mismas fuentes.
    ¿No será que el concepto ateo y creyente son producto de una sociedad que suele poner etiquetas a las personas?

    Tal vez la realidad sea otra, y todos seamos más semejantes que diferentes, y que sólo los prejuicios sociales sean los que se empeñan en distanciarnos.

    En mi caso, no creo que lo consigan.

    ¡Paz hermano y viva el Rock and Roll!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay una cosa que he descubierto con los años: los seres humanos, los diminutos seres que somos, nos parecemos más de lo que creemos.
      Pero también, somos distintos. Tan distintos, que unos son blancos, otros, negros, otros amarillos, y otros color carne, como nosotros.
      Y tan infinitamente distintos, que unos creen que la mujer es un objeto, y otros, que la mujer es también un ser humano.
      Y tan iguales, que cada uno va a su conveniencia.
      Y tan distintos, que unos son altos, otros bajos, unos gordos y otros flacos.
      Y tan iguales, que cada uno se cree que es el centro del universo.
      Y tan distintos, que unos son creyentes, y otros son ateos.
      Y tan iguales, que todos creemos en algo.
      Incluso, me atrevo a decir, que tanto creyentes como ateos, ese algo, en lo que creemos, todos lo llamamos Dios, aunque cada uno tenga su propia idea, ya sea propia, aprendida, inculcada, o meditada.
      Cada uno tiene su Dios, y podría ser que fuera el mismo para todos, o incluso uno para cada uno, cualquiera sabe.
      Yo de momento, solo tengo una certeza, Si existe el Rock and Roll, algo hay, algún dios (o dioses), andan por ahí purulando, alrededor nuestro.

      En cuanto a los que se empeñan en distanciarnos, perdona por la expresión, malditos sean!!!!.

      Un abrazo.

      Eliminar