Buscar este blog

martes, 4 de diciembre de 2012

SUEÑOS REALIZABLES ( 18 ) : PARTIR.

Me he pasado la mitad de mi vida despidiéndome, en muchas partidas.
Y la otra mitad llegando a alguna parte.
...
Lo cierto es que no me gusta ni una cosa ni otra. Las partidas me resultan tristes, y las llegadas abrumadoras.
¿Bien chico, tú cómo te diviertes entonces?

La verdad de mi vida es que cuando más a gusto estoy es en el viaje.
...

Cuando te despides, ves la cara de la persona querida, y sientes que el paso del tiempo se la marcará inexorablemente.
Aquel amigo jovial y alegre, se acaba por convertir en un seboso administrativo.
La chica de los ojos verdes se acaba casando con un representante de joyerías, y por lo que parece, el brillo de sus pupilas termina por difuminarse.
Aquel otro, lleno de fe y esperanza, se convierte en un escéptico empedernido.
Y la chica de los ojos verdes, acaba apuntada a un gimnasio, más que nada para matar el tiempo.

...

Cuando llegas, ves un montón de caras nuevas.
Algunas parecen sinceras, pero otras ya desvelan que representan un papel.
Y tú, sin ganas de desvelar secretos, sin carnet de detective y con poco tiempo, pasas por sus vidas de puntillas.

...

Pero, cuando viajo, me reconcilio con unos y con otros; me oxigeno, y las ganas de vivir intensamente se alimentan mirando las rayas de la carretera.
Hay una inmensa cantidad de cosas que observar cuando viajas:

Las casas se construyen de otra forma.
Los ríos zigzaguean con otras cadencias.
Algunos naranjas del atardecer presentan tonalidades diferentes.
Las gentes andan a otro ritmo.
Incluso la perspectiva del campo te vuelve a descubrir que los pájaros vuelan en grandes bandadas.
Y que el viento peina el cereal.

Un grupo de tres árboles en la ladera de una colina.
Una casa de peones camineros, con una luz encendida.
La línea del ferrocarril, delineada sobre un puente sostenido por arcadas.

También hay campos de flores.
Y tierras de labranza.
Y un bosque, donde viven varias familias de ardillas.

...

Paras en el arcén.
No hay nadie.
Asfalto y gravilla, al principio.
Hierba y terrones pardos, después.

Avanzas.
Dos vacas a lo lejos.

Llegas hasta el lindero de piedra.
Detrás de él, una dehesa.

Y entonces, solo contigo mismo, miras hacia arriba, en paz.

No hay despedidas dolorosas, ni bienvenidas circunstanciales.

Es lo más cerca que vas a estar de tí mismo.

...

Así que respiras profundamente.

Como si quisieras tragarte todo el aire del mundo.
...

Miras hacia arriba y lo sueltas:

"Gracias, Jefe. Se agradece el rato".

...
Mientras que me ajusto el cinturón de seguridad, cierro un momento los ojos.

Veo puntitos rojos.

¿Son amapolas, o son mis sueños?

Lo ignoro.

...

Y vuelves a la carretera.
Donde no hay despedidas ni bienvenidas.

Y tu alma, por un momento, es completamente libre.

.



...
.






...

6 comentarios:

  1. Lo mejor de las despedidas es la vuelta...y poder decir:
    añoro el día que te vuelva a ver.....

    Besos primo, pasenlo "muuuu" bien!!

    ResponderEliminar
  2. Oqai, prima.
    Cuando esté con mi hermano, intentaremos conferencia con Bilbado (que se note que soy chico fisno de Madrí), o con el tuiter ése, o con una paloma mensajera, o con lo que se nos ocurra.
    Tú cambia de domicilio unos días por si acaso, que mi hermano y yo ganamos el concurso de gorrones "en tu casa por el morro", e igual nos presentamos sin avisar (vaya, ya estoy avisando, ¡menudo profesional!)
    No te fíes ni un pelo de nosotros (consejo de primos).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ayy primo! avísame que estoy cual James Stewart en la ventana indiscreta pero en vez de tener la pierna escayolada lo que tengo escayolao es el lumbago!!

      Eliminar
  3. Por lo que veo, tu vida está en la carretera.
    Creo que lo he entendido.
    La carretera es el escenario de tu vida.
    A mi me pasa algo parecido.
    Cuando estoy en el escenario estoy viviendo.
    Lo demás, es tiempo de espera.

    ResponderEliminar
  4. Ayyyyy, de vez en cuando la vida te sorprende y te encuentras, no se ¿a un hermano, a un sarracena, a una rana?

    Pues lo mismo no está tan mal eso de llegar y aún mejor cuando la partida es un ¡hasta luego, brother! con amenaza de instalación cuasi-permanente en casa propia....

    Y lo mejor de todo: sabes, exactamente, dónde estás...

    Con Dios, hedbanno, hasta dentro de un rato, nos espera el Padre Prior

    ResponderEliminar

  5. Soy balti es l primera vez que entro lo que he leído hay cosas que me gustan y otras cosas que no que tengo que hacer leer mas ?

    ResponderEliminar