Buscar este blog

jueves, 3 de octubre de 2013

VELOCIDAD PURA





Eres realmente rápido.
Cuando llego por primera vez, tú hace tiempo que has pasado por la curva.

No hay quien te siga, chico.
Corres que te las pelas.

Y encima te diviertes.
Algo que cuesta tanto esfuerzo, tú lo conviertes en divertido.

¿Divertido?

Pues te digo que a mí me duelen todos los huesos.
Que nada más salir ya me encuentro cansado.
Y que me cuesta concentrarme para no salirme de mi calle.

Por no hablar del tartán.
Sí, los clavos de las botas se agarran bien a él.
Pero como se te ocurra caerte, ¡ ahy, como se te ocurra caerte en el tartán !

Vas a ver las estrellas, las constelaciones y la Vía Láctea, todo a un tiempo.

...

No sólo me adelantas, sino que me dejas sumido en la más profunda de las humillaciones posibles.
Te sales, chico. Te sales.

...

Hay días que me doy por vencido y me siento en las gradas del estadio.
Te observo.

Sales sonriendo.
Calientas.
Das dos vueltas.
Y te vas sonriendo.

...

¿Te qué te ríes?
¿Qué es lo que tanta gracia te hace?

...

¿ No será que simplemente disfrutas Señor ?

Será eso.

Te pasas todo el tiempo disfrutando.

Adelantando primero al sonido, y después a la luz.

...

No me extraña que me cueste tanto hablar contigo, Señor.

Y mira que lo intento.

Como si la vida me fuera en ello.

Te lo juro.

...

Me esfuerzo en seguirte, en entender algo, en coger velocidad y dar al menos un par de vueltas decentes al estadio.

Dame al menos una satisfacción. ¿Es pedir mucho?

...

Si no te importa, me gustaría acompañarte un rato en tu entrenamiento diario.

Quiero sonreir como tú.

Un momento de gloria.
Sólo te pido un momento de gloria.

Un instante de velocidad pura.

...

Amén.


4 comentarios:

  1. Pues yo creo que lo acompañas muchas veces en su "entrenamiento", quizá más de las que crees.

    ResponderEliminar
  2. No se, primo.
    Al final uno corre por instinto, sin más certeza que la ignorancia esférica (aquella ignorancia que lo es, la mires por donde la mires).

    ResponderEliminar
  3. Igual se ríe porque piensa que cuando ya no puedas más bastará con que te subas a caballito. Él te llevará...

    ResponderEliminar
  4. Estoy seguro de ello, hermana.
    Pero eso será al final de la carrera.
    ...
    A mí me gustaría sentirlo en vida.
    Soy muy ambicioso en ciertos aspectos.
    Tal vez pida mucho.

    Y no me sea concedido, por ser un "prisas".

    Nunca aprenderé a ser paciente.
    Nadie me lo enseñó.

    ResponderEliminar