Buscar este blog

domingo, 14 de junio de 2015

LA APERTURA SEVILLANA ( II )





Las cosas no siempre son tan simples como parecen a primera vista.
El ajedrez es como la vida; el factor humano todo lo determina.
...
Puedes rodearte del mejor equipo, comprarle el alma al campeón del mundo, tener una conexión con la mejor base de datos rusa, e incluso ser bueno.
Como el que tengas delante sea capaz de divertirse; vas de cráneo.
...
Lux se tomó el juego en serio y arrancó la partida de la forma más coherente que pudo.
En plan clásico.
...
La chiquilla tenía una cosa muy clara, transparente, blanco y en botella.
La mejor forma de sorprender al oponente es ser capaz de sorprenderse primero a uno mismo.
...
Desde el origen de los tiempos la inteligencia se ha movido por esos derroteros.
Hubo alguien que encendió el fuego por primera vez, que hizo rodar una rueda; que pensó sobre el movimiento de las estrellas o que sintió la conveniencia de desarrollar un principio de indeterminación genérico.

Todos esas mentes tenían en común un rasgo.
La total y absoluta falta de miedo, la capacidad de improvisar y el don de hacer jugar al cerebro con nuevos conceptos.
La belleza de la juventud, en cinco palabras.
...

La chica arrancó la partida con una extraña combinación de jugadas no catalogadas.
Lo nunca visto.
De hecho, el grupo de rusos que nos asesoraban se quedaron de piedra, mandaron traer un cajón de botellas de vodka y empezaron a hablar muy alto entre ellos.
Trescientos rusos discutiendo y bebiendo en  un hotel de Sevilla, es un espectáculo de luz y sonido que todos deberíamos observar alguna vez en la vida.
Es como si acabaran de abrir en canal a un sistema, y de sus entrañas apareciera una luz roja intermitente que indica peligro.
...
Nadie estaba preparado para pensar que todavía había aperturas por descubrir.
Así que nadie sabía qué hacer en ese momento.
...
La chica, sí.
Ella sonreía divertida; mientras que su progenitor y oponente se rascaba el cráneo en la zona del lóbulo occipital.
Justo donde el factor sorpresa empieza a producir una especie de desazón.
...
Lux tuvo que tirar el pinganillo que le habíamos puestos.
Trescientos rusos confusos provocan un ruido descomunal.

El sonido del miedo, en estado puro.

La antesala del pánico.

... (continuará)....

6 comentarios:

  1. Hm, ¿«Extraña combinación de jugadas no catalogadas»? Buena metáfora para la vida. O al menos para la mía.

    Sigo atento e intrigado, Driver.

    ResponderEliminar
  2. Estoy disfrutando con esta mini serie.
    Me reservo para escribir en fin de semana.
    En realidad, no se por donde va a salir esa chiquilla.
    Me intriga a mí también.

    ResponderEliminar
  3. Hum, Driver, una pregunta:

    ¿Cuándo prometiste transmitir el Match del siglo, te referías a la intensidad del encuentro o a su duración?

    Es broma.

    Yo también confío mucho en los fines de semana. Pero, no nos engañemos, un fin de semana, se mire por donde se mire, sólo son 48 horas.

    ResponderEliminar
  4. Ando de hospitales con la familia.
    Totalmente descentrado.
    Apagando incendios.

    ResponderEliminar
  5. Driver, te he leído también en lo de Di y lamento mucho lo que cuentas. Confío en que todo mejore. Aunque es una enfermedad, qué te voy a contar, larga, el pronóstico es esperanzador y más conforme la criatura, vuestra hija, vaya madurando. Ánimo, amigo.

    ResponderEliminar
  6. Gracias, chico.
    Muchas gracias, chico.

    ResponderEliminar