Buscar este blog

jueves, 25 de febrero de 2016

¿ JUEGAS ?





Saben lo que quieren, no mienten y son agradecidos.
Me llevo bien con los enanos; son buena gente.
...
Les veo en la urbanización; van corriendo de un lado para otro; juegan, se pelean y meriendan.
Al día siguiente se pelean, meriendan y juegan.
Y de vez en vez hablo con ellos.
...
- ¿A qué jugáis ?
- Al pilla-pilla, ¿ y tú?
- Estoy montando una estantería.
- ¡ Qué aburrido !
- Estoy de acuerdo.
...
Tenía ganas de leer un buen libro al aire libre. Me bajé con una silleta al césped y me puse bajo un pino.
- ¿ Has montado la estantería?
- ¡Que va!, tenías razón, es un tostonazo! Pero tostonazo- tostonazo.
- Hoy no ha bajado nadie a jugar.
- ¿ Tenéis toallas voladoras ?
- No, tenemos toallas normales.
- Traerlas, igual las podemos trucar para que vuelen.
- ¿De verdad?
- Podemos intentarlo.
...
Lucía e Iván tiene siete años. Nos comunicamos bien.
...
- Aquí tienes la toalla.
- ¡ Hum !, dale la vuelta. Veamos qué tenemos.
- Es una toalla normal. Me la ha dado esta mañana mi mamá.
- Mira, esto es el sustentador gravitacional. Y esto otro es la turbina. Ya veo el problema. El carburador catódico tiene carbonilla. Pásame el destornillador de estrella.
- ¿Qué destornillador?
- El amarillo que está dentro de la caja de herramientas.
-¿Qué caja?
-¡La que estás pisando, hombre!
- ¡ Ah, sí ! Toma.
- Mira, es fácil. Se aprieta este tornillo. Se aflojan estos cuatro. Se sopla bien fuerte y se vuelve a apretar todo.
- Aprieta más ése, que lo has dejado flojo.
- De acuerdo.
...
Iván cogió la gran toalla por un extremo y yo la sujeté por el otro.
Lucía se montó en la toalla voladora; estiramos la nave y Lucía fue la primera niña que ese día consiguió planear sobre el césped.

Un gran vuelo.
...

Domingo. Cinco de la tarde. Tengo que terminar de montar la estantería.
¿Y para qué quiero yo la estantería? ¿Para poner cosas? ¡Qué más le da a las cosas dónde están!
Al fin y al cabo son cosas.
...

Laman al telefonillo.
Son Iván y Lucía.

- ¿Bajas a jugar?
- Sí, claro.

...

No cabía otra respuesta.
Teníamos que arreglar la turbina de la toalla voladora.

Tras los últimos planeos, la toalla necesitaba unos ajustes.

...

Saben lo que quieren, no mienten y son agradecidos.
Me llevo bien con los enanos; son buena gente.

Llenan el futuro.

.

5 comentarios:

  1. Si no quieres tener problemas en el futuro, recuerda que el carburador catódico no funciona bien si no están bien coordinados los espiriflatos y el bratalurcio animorfo.

    ResponderEliminar
  2. Lo sabía, primo.
    Tú tienes los planos del espiriflatos y del bratalurcio animorfo.
    No encuentro la arandela de fijación entre ambos elementos, porque pasa de cónica a plana.
    Sólo se me ocurre fabricarla a la medida; a base de masilla de tungsteno aditivada con polvo de poliéster y pegamento en frío.
    Sí, ya se que sería una chapuza, y que a partir de los mil quinientos metros la presión podría no compensarse. Pero normalmente volamos con la altura restringida, ya que la hora de la merienda es fija.
    Tó no pué ser.

    ResponderEliminar
  3. ...y ojito con el condensador de flujo, si no ajustas bien las arandelas, podéis desaparecer en el tiempo.

    ResponderEliminar
  4. ...y ojito con el condensador de flujo, si no ajustas bien las arandelas, podéis desaparecer en el tiempo.

    ResponderEliminar
  5. Carburador, tungsteno, condensador...Y lo peor de todo: que la toalla a la primera lavadora haga bolitas y ralee. Fatal de necesidad.

    ResponderEliminar