Buscar este blog

sábado, 31 de diciembre de 2011

UN DESEO DE FIN DE AÑO

Deseo mucho.
Lo deseo ardientemente.
Es lo que más deseo.
Para todos tengo este profundo deseo.
...
Y si sólo consigo este deseo para el nuevo año.
Si tan sólo lo acaricio.
Aunque fuera un rato pequeño.
Daría el año por bueno.
...

DESEO QUE ME ENSEÑES TUS MANOS.
ABRE LAS PALMAS, QUE LAS VEA.





.

miércoles, 28 de diciembre de 2011

martes, 27 de diciembre de 2011

TRUCO Nº 3: LA EXISTENCIA DEL FUTURO.

Una de las cosas que te pueden suceder es que pienses que el futuro no existe.
Tranquilo chico, es muy frecuente.
...
Mantengo el firme convencimiento de que el futuro sí existe, y que depende de tí.
...
Dada la complejidad del fenómeno, pondré un ejemplo sencillo.
...

Tengo una amiga que ama la música, en especial la Ópera.
Bien, hasta aquí fácil.

Luego tengo la misma sensación que tú, pues dado el más común de los devenires, es complicado salirse de una vida.

Pero no; no.

Se puede uno imaginar cosas. Y siendo bien pensado, incluso se pueden imaginar dos, si son reales.
 El truco está en imaginar asuntos abordables, darles forma y esperar el momento.

Así que he decidido que voy a invitar a mi amiga a la ópera en Milán, La Scala.
...

No será hoy, ni mañana.
Pero será.

Simplemente iremos juntos a ver una maravillosa ciudad italiana, y tendremos entradas para uno de los mejores espectáculos que imaginar se pueda.

Pongo a Dios por testigo.

...

No vayáis a pensar que lo hago por motivos personales.
No, en estos asuntos las personas somos meros espectadores de un baile mucho más complejo.
Una suerte de música divina.

...

Lo voy a hacer porque necesito creer en la existencia del futuro.

Y el primer paso es desearlo con toda tu alma.





Escrito está y escrito se queda.

Corazón.


.

RECHINAR DE DIENTES


El rechinar de dientes es un sonido característico del ser humano, producido al juntar ambas mandíbulas con energía y someterlas a una tensión, de tal suerte que de su fricción nace una suerte de gemido ancestral, como de huesos a punto de partirse, tipo  ¡¡¡¡¡ ÑÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍ !!!!!!
Se trata de un sonido que tiene unas características propias y acusadas:

1.- Suele ser insoportable para el común de los humanos.
2.- El que lo produce es quien de forma más intensa lo sufre, pues el sonido se origina vívamente justo donde de forma más aguda perfora tus oídos: tu boquita de piñón.
3.- Una de las causas más frecuentes de su emisión es la ENVIDIA.
     Se trata de una sensación maligna, que sin tú poder dominarla, se extiende por tu mente a la velocidad de la pólvora.


Dado que acabo de recibir una llamada telefónica donde se me informa de manera detallada y cruel (con pelos y señales), del pedazo de comida-homenaje-porqueyolovalgo que diversos comensales-amigos se están apretando de forma atroz en TARRACO, debo reconocer que he escuchado de forma nítida el rechinar de mis dientes.

Y para ser sincero, ir al grano y dejar constancia escrita, reconozco sin ninguna duda que la causa directa, indirecta y circunstancial del terrible sonido que mis dientes producen desde hace un rato, es...

LA PURA ENVIDIA QUE MO CORROE POR NO PODER ESTAR ALLÍ Y...

Besar, abrazar, achurruscar y/o presentar mis respetos ( que de todo hay y cada uno es de su padre y su madre) a todos y cada uno de los comensales.

...

Arrieritos somos y en la carretera nos veremos.

.

lunes, 26 de diciembre de 2011

PALABRAS

"Dime algo, que me pesa el alma."


Vale, cierra los ojos y escucha. Son palabras.

...

PALABRAS


La maná de caballos salvajes corre a Portugal, por la playa ancha.

Y al atardecer se vuelven a Andalucía por la estrecha vereda.

Sus crines se vuelan al viento, aire en movimiento.

Los hay blancos y negros.

Audaces y veloces.

Salvajes.

Corren libres por la playa.

Nunca entran en la muralla.




.

jueves, 22 de diciembre de 2011

GITANO VIEJO

Una vez contraté a un gitano viejo como vigilante de una obra en Leganés, Madrid.

Para pagar hacemos transferencias a las cuentas de los trabajadores.

El gitano viejo no tenía cuenta corriente.

Me pidió que le acompañara a la Caja de Ahorros para abrir una, pues él no se aclaraba con eso de los papeles.

Le ayudé y a pesar del careto del director de la sucursal, se abrió la cuenta.

El gitano viejo cumplió con su trabajo, nadie robó en la obra, pues en aquel barrio le respetaban mucho.

Un día de Navidad me acerqué por la obra a las 11 de la noche.

Habían como treinta personas alrededor de un fuego.

Me acerqué. Todos los que estaban allí eran gitanos que acompañaban al vigilante mayor para que no estuviera solo en Navidad.

El anciano estaba contando cuentos a los pequeños, y todos escuchaban.

Me senté con ellos y escuché historias sobre viajes y estrellas plateadas.

Narró el nacimiento de un Dios que se hizo hombre y vino a este mundo en un portal sucio, acompañado por un buey y una vaca.
Mientras crepitaban  las maderas de la hoguera, nos describió las caras de los pastores que fueron a adorarle, la pinta que tenían María y José, se detuvo en hablar sobre los animales que allí se reunieron.
Ovejas, cabras, conejos, mulos...
Cada vez que describía los tipos y el número de animales presentes, los chiquillos abrían la boca en señal de asombro.

A continuación, se extendió en todos y cada uno de los detalles de unos Reyes que vinieron de Oriente para adorarle.

Los camellos, altísimos.
Los ropajes, brillantes y majestuosos.
El respeto, sentido.



Le dí las gracias al viejo gitano delante de todos sus familiares, por los maravillosos cuentos de aquella noche de Navidad.

Eso, y que le ayudé con lo del banco, dieron como resultado que se quitara el sombrero al despedirse.
Y los gitanillos me acompañaron a la salida de la obra.

Parecían los ángeles del Portal.

Tenían el alma tan alegre como ellos.

No me extraña, su abuelo les acababa de contar la más grande de las historias jamás contadas.

Una noche de Navidad, bajo las estrellas.

Brillantes.

.

miércoles, 21 de diciembre de 2011

LA SONRISA ETERNA

Hoy estoy cansado.
Hace frío y las cosas no van bien.
Soy como tú. Hay días y días.

Así que he intentado acordarme de algo bello que fuera cierto, de forma que no tenga que esforzarme en inventármelo.
Sólo acordarme de lo que pasó y escribirlo.
Que sea cierto es importante.

Para empezar, un poco de color.







LA SONRISA ETERNA.



Érase una vez una niña entre mil doscientos millones de habitantes.

Tenía once años y vivía en un horfanato de la India.

Como a los doce años la iban a echar de la institución, un funcionario puso un mail en un servicio de adopción internacional; explicó el caso, puso una foto y adjunto el adjetivo URGENTE.

Mi amigo Paco estaba en España, haciendo gestiones para adoptar.

Quería una niña de pocos meses, pero por una casualidad, otro funcionario le enseñó el correo y vio la imagen.

...

Mi amigo Paco voló a la India, y tras una serie de gestiones, se trajo a la niña.

Hace una semana me la presentó.

Estábamos en una bareto, se abrió la puerta y apareció corriendo.

Un rayo de luz alegre.

Abrazaba a mi amigo y se colgaba de su cuello.

Como no entendía muy bien el castellano, jugué con ella con una servilleta y un lápiz.

Dibujé una flor básica, ella la embellecío con singulares adornos.

Luego le regalé un sol que giraba, y ella completó el dibujo dándole más velocidad al giro del sol.

Le hizo volar.

...

Pasó una semana y la volví a ver.

Yo salía en la procesión del viernes, con la túnica

de nazareno y un capuchón que ocultaba mi rostro. Sólo se me veían los ojos.

Le ofrecí caramelos y los agarró con alegría.

Era una cervatilla en el bosque de una nueva vida.

...

Arrancó de nuevo la procesión y me despedí.

"Soy el del Sol, el del Sol".

Y entonces lo hizo.

Salió de la espalda protectora de su hermano mediano, como el caracol que se despereza después de un largo invierno.

Se plantó delante de mí, abrió sus manos en majestuoso gesto y repitió la nueva palabra aprendida:

"¡Sooooooooooool!"

...

Y se quedó feliz

Con una sonrisa eterna.

...

Adelanté el hombro izquierdo y seguí empujando mi cruz.

Mirando la poderosa estela que deja la sonrisa de una niña feliz.



Rotundamente feliz.


.

martes, 20 de diciembre de 2011

EL TROMPETAZO.


TROMPETAS AL VIENTO.




Madrid.
Barrio de Moratalaz.
Misa de gallo en la capilla de un colegio concertado.

Hoy el Evangelio lo escenifican los niños. Van disfrazados de San José, la Virgen, ángeles, un evangelista, pastores y ...dos romanos.

He visto los ensayos y creo que va a salir mal. San José es un poco tartamudo, las angelitas no hacen más que reírse, los niños han aprendido su papel de carrerilla.

"¿Posadera-posadera-tiene-un-lugar-para-pasar-la-noche?".

Hablan de corrido.No se les entiende nada.

...

Los dos romanos son hermanos.
Su abuelo los trae a los ensayos.
Un militar jubilado.

El mayor tiene que leer un pergamino con el edicto para que la población se cense.

El pequeño es el que da comienzo a la representación. Tiene que tocar tres veces una bocina.
Anuncia el Evangelio a cuarenta decibelios.

...

Con seis años no es fácil hacer sonar una bocina con los pulmones.
Así que el hermano Jesús le ha dejado una de esas de feria, de plástico barato con un pito dentro.
...

En los ensayos el chico lo ha intentado, pero el pitido se le escapa. No es fácil, chico.

...

Nochebuena. Conduzco un coche con tres angelitas parlanchinas. Aparco frente al cole y las dejo en la capilla, media hora antes de misa.

Mientras me fumo un Lucky en la acera, les veo venir.

El abuelo y los dos romanos.
El pequeño lleva una bocina en la mano. La mira con desconfianza.
...

Bajo a la capilla. Saludo a mi Socio.
...

Falta poco para que empiece la misa.
En este colegio se respira muy bien.
El aire es rotundo.

...

El abuelo se levanta y se dirige hacia su nieto. Saca una vieja navaja del Ejército Español.

Le pide la bocina al chaval. Se pone las gafas de ver de cerca.

Abre la navaja y manipula en su interior. Hace palanca y abre un poco la embocadura del pito.

El niño le mira con los ojos muy abiertos.

...

Empieza la misa. Ambiente navideño.

El que está ahí, es porque quiere estar ahí.

...

El hermano Jesús mira a los pequeños actores mientras mesa nervioso su perilla.
Tiene dudas.

...

Llega el evangelio. El sacerdote da la entrada a los niños, que lo van a representar.

...

Un romano de seis años sale al altar.
Bocina en mano.
Y entoces pasa.

Se salta el protocolo.

Con un par.

...

Se acerca al Niño Jesús y le da un beso.
Así, porque le da la gana.

...

Luego eleva parsimoniosamente la bocina, cruza una mirada de complicidad con su hermano mayor, hace una pausa y espera.



El abuelo mira a su nieto. Cuenta hasta tres, y hace un gesto afirmativo.

...

El niño sopla con tanta fuerza que enrojece.

Los cuarenta decibelios previstos se multiplican por tres.

Los feligreses de la primera fila reciben una generosa lluvia de gotitas de saliva, provenientes de las legiones romanas.



Los tres bocinazos más fuertes que he oído en mi vida.



Limpios como patenas, y nítidos como el Evangelio de San Juan.

...

Luego, el pequeño romano anuncia:

"Dios ha nacido"

...

Terminada la misa, veo como se aleja el abuelo con sus dos nietos; caminan por la acera gris.

Estaban compinchados.

...

No tengo ni idea de dónde reside la eternidad.

Sólo os diré, que viendo cómo el abuelo ajustaba la bocina a su nieto y cómo éste abría los ojos y le miraba, la he rozado.

...

Los tres bocinazos más fuertes que he oido en mi vida.

Limpios como patenas, y nítidos como el Evangelio de San Juan.

...

Se alejan por la acera.
Un abuelo y dos nietos, con el trabajo bien hecho.
...

Arriba, en las alturas, hay una estrella que brilla más que las otras.
Me quedo mirándola, tratando de memorizar su posición.

¿Quién sabe?
Cualquier día su brillo nos puede hacer soplar fuerte.

...

Cualquier día de éstos, aprenderemos a alabar al Señor.

Y nuestro abuelo, nos mirará.

Con orgullo.



.

lunes, 19 de diciembre de 2011

ODA AL NIÑO JESUS



ODA AL NIÑO JESUS.



Ahora que tengo,
vuestra atención pillada,
aprovecho para decir,

aquello que me viene en gana.



Supongo que seréis,
seres vivos,  maduros,
humillados, maltratados,
con el bolsillo vacío,
vamos,

¡que no tenéis ni un duro!



Es posible que de amigos,
andéis un poco flojeras,
pues los podemos contar,

con una mano siquiera.



Que no veamos futuro,
que no obtengamos trabajo,
que nos vayamos todos,

de una vez al carajo.



Así que pobres estamos,
sin amigos y sin dinero,
más solos que la una,

perdiditos y sin sombrajo.



Pues yo os recuerdo señores,
que Cristo nos visitó,
y como nosotros pasó,

las de Caín sin pudor.



Que no tenía señores,
ni un sitio donde le parieran,
y cuando se dejó la barba,

le colgaron unos guaperas.



Que la mula de milagro,
le prestó calefacción,
pues en Belén hacía,

frío sin compasión.



Que el buey tenía,
un olor repulsivo,
aquel establo hedía,

y la paja les cubría.



María la pobreta,
parió como un animal,
pues no se lo cubría,

la Seguridad Social.



Y a S. José, pobrecico,
le llamaron cuernazos,
pues no se entendía,

ser Santo y ser padrazo.



Y para rematar,
a Jesús le confundieron,
con terrorista sangriento,
y le clavaron abierto,

de brazos y pensamientos.



¿Era mejor su situación,
que la tuya, so animal?

¡No te das cuenta,
que frente a su vivir,
el tuyo es puro lujazo!

¡Anda, vas...
y te lo piensas un rato!



Así que sería,
de bien nacidos reconocer,
que al que le dieron más tortas,

fue al que nació en Belén.



Celebramos,
que vino un amigo a vernos.
No seamos injustos,
no finjamos la alegría.

Seamos bravos y sinceros.
Y recemos un ratejo,
en la iglesia o en el bar,
en la carretera...

o al empezar a cenar.



Pues si nos ponemos a pensar,
y nos dejamos de medias tintas,
sólo tenemos un amigo,
que le echó un buen par.



Se llama Jesús y es tu amigo,
se merece tu oración,
aunque viajes en un camión.
¡No me seas un capullo!



Y si te vienen bien putas,
como es tan frecunte hoy,
inca tus rodillas en tierra,
pues por un amigo así,
no se encuentra ¡so viruta!

Se sincero y reza,
pues más bien pronto que temprano,
conviene tener cerca,
a Nuestro Señor Jesucristo,

aquel que de verdad,
se comporta como hermano.



Y si te falla la fe,
si estás hasta las pelotas,
si te importa una higa,
esta pedorreta;

mira con respeto,
a este tonto que reza.

Pues no soy yo quien escribe,
sólo soy un camionero,
que recorre los caminos,
que os saluda con afecto.

Abre tu corazón,hermano,
que en esta Navidad,
el que os manda un mensaje,
es el enano, recién nacido.

El que manda...

de verdad.



El Enano Divino.






domingo, 18 de diciembre de 2011

CUENTO DE NAVIDAD



CUENTO DE NAVIDAD.

Algunos días, te levantas con el corazón partío. Sin ningún motivo.
Te hace falta una tirita.

Sales a la calle y la buscas.


El Driver se levantó temprano.
Un día frío de invierno en una gran ciudad.
No sabía bien el porqué, pero su corazón estaba roto.
Le solía pasar en Navidad.

Se fue al bareto del barrio.



-”Güenos días Manolo, un cortao”.

-“Me debes 100 pavetes, chaval”.

-“Lo se, por eso vengo, para que sepas que sigo vivo”.

-“¿Mala racha?”.

-“Si”.

-“¿La leche fría o caliente?


Cuando no sabes por dónde tirar, lo mejor es arrimarse a algún amigo.

Aquella mañana el Driver se había puesto su mejor vaquero, la camisa blanca de la boda del “Pupas”, la cazadora de cuero y las botas de la mili. Macarra total.

Se fue al Primero de Octubre en metro. Allí estaban. Las ambulancias.

Antes de entrar a la cafetería del hospital, observó detenidamente los vehículos aparcados en urgencias. Había una con el lateral derecho completamente abollado. No había duda.
Era la del “Pupas”.

Aquellos hombres hablaban poco. Sus frases eran de dos palabras como máximo. Los mismos dígitos que los de sus cuentas corrientes. Un par.

El Driver entró en la cafetería. Su amigo al fondo. Junto a la máquina de tabaco. Con una enfermera del Samur. Jovencita. Pardilla.

-“Güenas, Pupas”.

-”Güenas, Driver”.

-”Aquí la Pepi, ATS”.

-“Cantao, Pepi”.

-La chica les miró distraídamente. Estaba desayunando y a la vez rellenando los partes del turno de noche.



A veces la vida son tres cosas. Encima de la mesa estaban. Las llaves de la ambulancia, el taco de partes y unos sobres de Frenadol.



El Driver observó con disimulo su blanca camisa. Una diminuta mancha de sangre a la altura del corazón. ¡Ya estamos!, pensó.

La Navidad otra vez. Siempre me pasa.



El parte del turno de noche estaba a tope. Dos infartaos, tres preñás que rompieron aguas, dos abueletes , un castañazo en la cuesta de las perdices. Noche flamenca.



-“¿Cuántas horas llevais?-les preguntó el Driver.

-“Cinco”- respondió el Pupas.

-“Diez”- dijo la Pepi.



El camionero calculó que serían diez. Acababa de conocer a la ATS, y ya se fiaba más de ella que de su amigo. Pasaditos de horas que estaban.



Y de pronto ocurrió.

Se iluminó el piloto rojo del busca de la Pepi.

Un conversación breve, y la pardilla empezó a dar órdenes, con un par.

-“Pupas, nos vamos, castañazo en la nacional II, carretera de Barcelona, hay niños”.



El Pupas salió a la velocidad de la luz, pero el Driver ya estaba abriendo la puerta de salida, preguntando a Pepi si estaba el Pupas para conducir y calculando mentalmente cuál era el recorrido más corto, tó a la vez.



Y aquella pardilla, contrato de prácticas, ATS guerrera, dijo justo lo que el camionero quería oir.

“Driver, conduce tú que el Pupas va pasado de horas”.


El cielo se abrió, los Cuatro Evangelistas dejaron la partida de tenis y se pusieron a rezar.

Sesenta segundos, la diferencia entre la vida y la muerte son sesenta segundos.

El corazón del Driver empezó a bombear sangre de forma frenética. Es lo que tiene la adrenalina. La camisa blanca echa unos zorros. Zorros rojos.



Salieron del Primer de Octubre a noventa. Tres retrovisores de los coches aparcados volaron. Fiu, fiu…



Se incorporaron a la M-30 en pleno atasco. Los dos metros de arcén se convirtieron en dos y medio gracias a los bocinazos de la ambulancia. Lateral derecho rozao contra el guardarail Fius, fius. Justito para pasar.

Entrar a la carretera de Barcelona a ciento cuarenta provocó un extraño brillo en los ojos de la ATS, y el comentario de tres palabras, “Driver,tás pirado”.

Sesenta segundos, la diferencia entre el infierno y el paraíso son sesenta segundos.


Algunos días, te levantas con el corazón partío. Sin ningún motivo.

Te hace falta una tirita.

Sales a la calle y la buscas.



En aquella urbe de casi cinco millones de habitantes, un vehículo avanzaba a la velocidad de la luz. Gente de barrio. Luchando por la vida.

Era Navidad, y los Cuatro Evangelistas estaban pendientes de nosotros.
Aguantando la respiración.
A ciento cuarenta.

Persiguiendo estrellas por la carretera.


.

viernes, 16 de diciembre de 2011

A TU IMAGEN Y SEMEJANZA


Me entra un mensaje a las cuatro de la mañana.
"Ya está aquí. Todo bien"
...
Mi socio acaba de parir y me envía la nueva.
Le contesto: "Me alegro, chico."
...
Tiene treinta años y le llamo chico.
Ha sacado a su familia adelante, y le llamo chico.
No tiene el Graduado Escolar; cuando el comercial de CEAC le hizo el presupuesto para sacarse el título por correo, tras ver los tres mil quinientos euracos que le cobraba, le contestó:
"Con eso le doy de comer a mi familia dos meses", y le dio matarile.
...
Mientras que mi socio estaba en el hospital, le he sustituido en todo lo que hace habitualmente.
He conducido, pasado frío, comido de mala manera, y he movido gente y materiales para hacer obras.
Como no ha podido hoy, también he oído por él Radio Olé mientras conducía.
Escuché con respeto a Camarón, y hablé con él, a pesar de que falleció hace tiempo.
"Muy buena ésa, Camarón. Hoy sustituyo al socio, que está pariendo".

"Dale recuerdos al socio"- me contesta Camarón desde lejos, muy lejos-.
...

Desde las ocho de la mañana hasta las ocho de la tarde he sustituído a mi socio.
Hasta los mismísimos. He acabado hasta ahí.
El frío duele. Los huesos se te ponen duros, la cara se te congela.
El troquíter me ha dado un viaje en el hombro.

...

A las ocho de la tarde he apagado el móvil y me he ido al hospital de Montepríncipe.
Un atascazo del carajo en la M-40.
En esta ciudad, desde que naces hasta que te mueres estás en un maldito atasco.
Así que me he cogido el arcén y me he saltado la cola.
Los otros conductores se han acordado de toda mi famila.
De los vivos, y sobre todo de los fallecidos.
Pero yo quería ver al neonato, y me he tenido que saltar las normas.
Cuestión de prioridades.

...

Al llegar al hospital he abrazado a mi socio, a su padre, a su madre, a su cuñada y a su mujer.
He saludado también a una señora que pasaba por allí, y que no tenía nada que ver.
Las prisas, qué le vamos a hacer.

Me han invitado a subir a la habitación donde madre y neonato acababan de aterrizar del vuelo eterno.
Sobre la cama hospitalaria, unas sábanas blancas y limpias.
Sobre ellas, un mujer feliz que sonreía, imponiendo la curvatura de los labios sobre un cuerpo extenuado.
Aunque la habían lavado, no le habían quitado todavía las marcas de la batalla; su cuerpo, dolorido y recién parido, se ha incorporado para darme un beso.
"Gracias por venir"
...
Me ha presentado formalmente al recién nacido, un cara dura que se ha agarrado a mi dedo indice como el naufrago que se agarra a una maroma enmedio de un temporal.

No me soltaba el muchacho.

Todavía no tenía un día de vida, y no se soltaba el muchacho.
...
Los familiares hablaban y hablaban, pero no me he enterado de nada.
Toda mi atención en la mirada de la madre y en la mano del enano aferrada a mi índice.

Tres minutos que me han parecido los mejores de mi vida.
...

Al despedirme lo he hecho de forma genérica para todos: "Buenas noches señores, y enhorabuena".
Pero no sabía cómo despedirme del enano.

...

Así que tras un esfuerzo sobrehumano, me he desprendido de su mano, y le he dicho:

"Buenas noches, chico".

Creo que me ha entendido.

...

Conduzco de vuelta a casa.
La retahila de faros rojos y amarillos jalonan la autovía de circunvalación.
Sigo con la piel de la cara congelada por el largo día.

Aprieto con fuerza el volante, con todos los dedos.
Bueno, no con todos.

Mantengo levantado el dedo índice de la mano derecha, el que me ha agarrado el enano.
...

No quiero tocar con ese dedo el sucio mundo.

Me lo acababa de agarrar un ángel.

El chico.


.



.

jueves, 15 de diciembre de 2011

TRUCO Nº 2: EL TRUCO DEL ALMENDRUCO.


El segundo truco de esta serie nos lo ha proporcionado mi amiga Maria José.
Ella lo ha bautizado como "el truco del almendruco", y así se queda.
Lo que me gusta de este truco es que trasciende la comunicación entre seres humanos, va más allá.
Alcanza estadios, donde palabras como trascendencia adquieren su significado más rotundo.
En tres palabras: un buen truco.
...

EL TRUCO DEL ALMENDRUCO:

1.- "(...) Porque adonde tú vayas, iré yo, y donde tú mores, moraré. Tu pueblo será mi pueblo, y tu Dios mi Dios (...)"
2.- "(...)no sepa tu izquierda lo que hace tu derecha (...)"

3.- "(...)no os afanéis por el día de mañana, porque el día de mañana traerá su afán. Basta a cada día su propio mal (...)"

4.- "(...) Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá. Porque todo aquel que pide, recibe; y el que busca, halla; y al que llama, se le abrirá (...)"

Con Dios, hedbannos.

...

Le dejo una rapsodia a Maria José en agradecimiento a su aportación.





.

miércoles, 14 de diciembre de 2011

TRUCO Nº1 : DESPERTAR CORAZONES ANESTESIADOS



Cuando abrí la maleta, un pasado emborronado empezó a caminar como si hubiera resucitado.

 La maleta de los trucos contenía arena fina; dificultaba la lectura de aquella nota en un posavasos manchado... Amor joven, recién estrenado, que aprovechaba cualquier excusa para escribir "Te quiero". Un redondel con gotas de café que tapaban "mucho" y "siempre"... "Mucho" y "siempre" de unos años en los que no sabíamos qué dimensión tenía la eternidad.

 El trasiego de la vida había roturado la magia de unas palabras igual que ese color tostado de la cafeína que cubría una parte del mensaje. Con mucho cuidado acaricié el posavasos. Sin embargo, el color salmón del nombre y la dirección del bar se conservaba inmaculado. Un lugar, una promesa con fecha y hora... aquel paquete de Ducados para dos, fumando cigarrillos a medias como en la canción... Todo aquello tan rotundo, tan abstracto... cabía entonces en una taza de café.


Ayer busqué un refugio y agarré la misma mano, bastante más arrugada que entonces. El café de otra marca... quizá también más denso. Y una taza nueva, humeante... volvió a reposar en el viejo posavasos de cartón. Sorbos alternados. Ahhora tú...ahora yo... Y volvimos a leer de nuevo "Te quiero". "Siempre" era ayer... y hoy. "Mucho" apareció tras rozar con la yema de los dedos...ahora más rasposos.

Sacarle lustre al posavasos.
 Volver a utilizarlo.
 Y colgarlo en la arpillera de los recuerdos rescatados...

El truco para despertar corazones anestesiados".

...

Texto de mi hermana Sunsi.

Continuará con nuevos trucos....

.

martes, 13 de diciembre de 2011

LA MALETA DE LOS TRUCOS ( 1 )




"Esto era un Mundo complicado y complejo, cuyo final se empezaba a escribir cada mañana.

Recibimos un regalo, sin albarán ni remitente, una maleta vieja y roída por los años.
La abrimos y sólo contenía unas cuartillas garabatedas.

Frases sueltas, algún esquema y varias servilletas de bar.

Tras su detenida lectura nos dio la sensación de que su contenido era disperso y difuso.
Pero no.
Aquello tenía sentido.

Sólo había que imaginarse que habían sido escritas en una cafetería, por un grupo de amigos, enmedio de una charla animada.
Muy animada.



Eran trucos.
Una amplia colección de trucos para diversas ocasiones.
Así que decidimos ordenarlos y así ordenarnos también a nosotros mismos.



Todos y cada uno de aquellos trucos tenían dos cosas en común:eran gratuitos y universales.

Servían lo mismo para un roto que para un descosido.
Para un hombre que para una mujer.
Para un niño o un anciano.
Daba igual que daba lo mismo.

Los mejores trucos del mundo mundial.

Así que nos dispusimos a escribirlos.
...

Nosotros no creamos las reglas del juego.
Pero podemos contarlas a nuestro aire.

Podemos contar gratis los mejores trucos del mundo.
Pero nadie nos los puede comprar.

Son trucos.


.

lunes, 12 de diciembre de 2011

LA CAJA DE PANDORA



Estás cansado y estupefacto.
Ya casi no crees en nada de nada, monada.
Y encima..., llueve sobre mojado.
No seré yo el que te cambie, imposible.
Lo siento, son las reglas del juego.
Así que, búscate la vida, corazón.
...

Subirás al trastero un domingo de diciembre, buscarás un disfraz para el baile de fin de año.
Y una vez que estés allí arriba te pondrás a rebuscar entre los objetos, más que nada porque a tí, el disfraz y el baile de fin de año te importan un comino.

Libros viejos, juguetes en deshuso, una silla coja y una alfombra persa comprada en un mercadillo de verano.

Los restos de un naufragio amontonados en las viejas estanterías de metal.

Y allí está, la Caja de Pandora, vacía como tu alma.

...

Lo primero que se te vendrá a la cabeza es tirar algunos de aquellos trastos, por inútiles y viejos.
Ganar espacio en el álbum de recuerdos de tu vida.

Abres la caja, no sea que tires también un collar de esmeraldas verdes.

Pero no, no hay collar, no hay esmeraldas, no hay ningún tesoro escondido.

...

Observas que la caja está rícamente decorada, y que la llave voló hace mucho tiempo.

...

Si miras con detenimiento, su interior completamente vacío está llena de trucos.

Allí descansa el misterio de la vida y del deseo.
La mejor tarde de cuantas imaginar puedas.
La manera de relacionarte con seres completamente opuestos a tí.
La forma de cambiar la derrota de tu nave.
El brillo de los ojos de la gente que amas.

...

Decides conservar la caja, limpiarla, barnizarla y guardarla en tu dormitorio, cerca de tí y de tus sueños.

Sabes perfectamente que cualquier día de estos, un sólo truco de los guardados en la caja te pueden salvar la vida.

Y que nunca, nunca, vas a tener la necesidad de usar la llave con tu caja favorita.
...

La que guarda esa idea que tanto necesitas.

Que tanta falta te está haciendo.

.

sábado, 10 de diciembre de 2011

EL BESO



Se sintieron atraídos de forma salvaje, con una fuerza primitiva e irresistible.
Así que se besaron.
...

Aquella pareja se había enfrentado a cuantos vientos azotaron sus parajes, más por obstinación y sentido de la supervivencia que por una razón concreta.
Se conocieron tan jóvenes, que todas y cada una de sus palabras fueron sentidas como ciertas.
Recorrieron muchos caminos, algunos de ellos llenos de curvas y penosas pendientes.
Su trayectoria bordeaba continuamente los escarpados terraplenes de la vida adulta.

De vez en cuando bebían en la fuente del conocimiento, ampliando el legado adquirido a través de su historia.
Otras veces se sumergían desnudos en la playa de Las Antillas, de donde salían con un fresco color a azul turquesa.
Y de vez en cuando, su naturaleza les empujaba a una lucha fraticida en una batalla plena de barro y arcilla rojiza de carne y sabor agridulce.

Es lo que tiene el ser humano, asciendes al cielo o desciendes a los infiernos, todo depende.
Depende.

...

Así, que tras muchos años de construir navíos en las atarazanas de un piso de Protección Oficial, se encontraban agotados después de un esfuerzo gigantesto.

No sabían si quemar las naves o volver a amueblar el cielo.

...

Entonces, ocurrió.

Se sintieron atraídos de forma salvaje, con una fuerza primitiva e irresistible.

Así que se besaron, sin pensárselo ni un instante.

Se besaron profundamente.

.

viernes, 9 de diciembre de 2011

EL BOLSO REPLETO



A veces me gustaría tener un bolso como el de Mary Poppins y sacar de él cosas maravillosas, como un espejo que cante mejor que yo.


...

A veces pasa. Deseas algo con tanto ímpetu, con tantísima ilusión, con un deseo tan claro, sincero y potente, que lo consigues.

Y luego lo piensas, y la diferencia entre el cielo y el infierno, es un simple detalle.

...

Vas a la fiesta de los niños y se rompe el equipo de música.

No pasa nada monada.

Abres el bolso y rebuscas a ciegas.

Sale un espejo, lo miras y te devuelve tu propia imagen.

Con tu pelo arreglado, el jersey azul, y el tirabuzón atravesando tu mejila.

Eres una cantante.

Y el simple ritmo de tu música marca la distancia entre un piano inexistente y la orquesta completa que guardas en la cadencia de tu canción favorita.

Eres música.

...

Y vas a la reunión familiar.

Están hablando de enfermedades y de herencias.

Son adultos, tus queridos adultos.

No pasa nada monada.

Vuelves a meter la mano en tu gran bolso.

Sale un pañuelo azul, y lo volteas al aire.

Los sobrinos pequeños y los abuelos mayores se fijan en él.

Es azul con bordados de palomas mensajeras blancas.

Y si lo azotas al aire, parece que las aves vuelan.
Así, que mientras despedazan el piso del abuelo, te vas al jardín, organizas a dos grupos de infantes y juegas al pañuelo.

¡¡El dos!!

Corren los enanos, sin pasarse de la raya. Y lo atrapan, salen corriendo mientras las palomas bordadas aletean.

Y se ríen. Y tú también.

Dentro cuentan una operación de riñón.

Y no se ríen. Son adultos.

Eres aire.
...

Y el bolso, en verano se convierte en capacillo de mimbre playero.

Vas a la sombrilla, donde las tías lejanas de la cuñada de la vecina, dictan sentencia contra la parejilla.

¡Se llevan quince años!, ¡en qué estarán pensando!

Y metes la mano en el capacillo de mimbre, y sale un disco volador.

Lo lanzas al aire y traza una parábola sobre el prejuicio número uno.

Lo vuelves a lanzar y atraviesa el siguiente prejuicio, la sentencia de las cuatro de la tarde y la clase de ética del atardecer.

El disco vuela, y cuando cae sobre las olas, salta espuma viva.

Eres un disco volador.
...

Tu bolso está lleno de interesantes objetos de uso variado.

Si eres capaz de usarlos de forma alocada, llegarás al final de lo jornada con el alma de un niño.

Y dormirás tranquilo.

...

A veces me gustaría tener un bolso como el de Mary Poppins y sacar de él cosas maravillosas, como un espejo que cante mejor que yo.

.

Atentamente Driver.
Para la chica del bolso azul.

.

jueves, 8 de diciembre de 2011

CRONICA MAÑA

Una de las cosas que se pueden hacer un domingo, es celebrar la festividad de San Diego (13 de noviembre) en Zaragoza.

Así que allá que nos fuimos mi hermano Tomae, su familia y la mía, buscando un poco de paz y sosiego para el espíritu.

Lo primero es confesaros que lo mejor que sabemos hacer mi hermano y yo, son niñas.
Nos salen bastante bien.
Y de todos los tipos: altas, guapas, rubias, morenas, de ojos claros u oscuros, juguetonas e intrépidas, o serias y estudiosas.
En este aspecto el Señor nos ha colmado con generosidad y alegría.



Lo segundo es deciros que si vais por Zaragoza, no dejéis de visitar la Seo.
Está en la misma Plaza del Pilar y se distingue por una esbelta torre de piedra.
Se trata de una catedral recién restaurada, donde se mezclan de forma armoniosa diferentes estilos arquitectónicos, con unas líneas elegantes donde la sensación general es de ligereza y esbeltez.
Dada que nuestra vida es más corta que la de las catedrales, permitidme que insista en que la visitéis, pues es realmente sorprendente poder disfrutar de una catedral como si la hubieran terminado la semana pasada.
Solerías brillantes y resplandecientes.
Maderas de los coros barnizadas y restauradas.
Arquerías y bóvedas impolutas.
Coro reparado con trabajo y oficio.
Pila bautismal recién salida de los talleres del cielo.
Capillas laterales limpias, emanando luz cenital.
En verdad merece la pena.


...

En tercer lugar y tras hacer caso al amigo Modestino,  nos encaminamos a la cafetería Gong donde retomamos fuerzas, tanto físicas como espirituales.
No entro en detalles, dejando al futuro visitante la dicha de descubrir algunos de sus secretos mejor guardados y a todas luces evidentes.




Una de las cualidades más significativas de la ciudad de Zaragoza es la jovialidad que produce en la juventud.
No se sabe a ciencia cierta si esta circunstancia es provocada por la proximidad del Ebro, por la limpieza del viento que la barre, o por causas no estudiadas todavía por la ciencia.
El caso es que allí, los niños se ríen.
Se ríen bastante.



Quisiera dejar constancia del momento en el que mi hermano Tomae se digna en devolverme los quinientos euros que me adeudaba desde tiempos inmemoriales, acompañando su noble gesto con una expresión de pena, mezclada con íntima congoja, no desprovista de claro pesar.



Dios los cría y ellos se juntan.

.

miércoles, 7 de diciembre de 2011

FLORENCIA



"Siempre ocurre lo mismo. Cuando un ser humano viene a este mundo, acaba preguntándose por el orden que traza la esencia de su devenir.
Y sentimos que los dioses que nos vendieron son producto de una noche de verano, regada con vino siciliano.




Que los amigos con los que tropezamos, padecen semejantes temores que aquellos que nos despiertan en las noches calurosas del estío.




Que los gobernantes hablan con palabras vacías, pues sus almas se vendieron por unas cuantas monedas de oro.




Y por el simple hecho de existir te encuentras tan solo y perdido como un cristiano entrando encadenado al Circo Máximo, escuchando al fondo el rugir de las fieras.
Será entonces amigo, cuando convendrá que tu mente viaje a Florencia.

Te consolará recordar que hubo un tiempo en el que las familias que gobernaban en las ciudades estado, ganaban el respeto de sus ciudadanos elevando la belleza a las cimas nunca antes conquistadas.


Que Brunelleschi fue capaz de combinar las columnas griegas, la bóveda vaída y la doble membrana de tablero cerámico dispuesto diagonalmente, para llegar donde ningún hombre ni soñar se había atrevido.





Que Miguel Angel extrajo de la montaña un bello bloque de mármol blanco, con el que se retó a sí mismo y al universo, con tan sólo 26 años. Y esculpió un David con arrogante mirada de superioridad y de confianza humana, elevando la proporción y la composición clásica a la condición superlativa de la potencia del hombre.



...
Donde Leonardo soñó que el hombre volaría, libre.





Y barriendo a los dioses de su inexpugnable atalaya, el hombre se elevó por sí mismo hasta alcanzar el lugar que le corresponde en el orden universal.


Rey y súbdito a un tiempo.
Rey del orbe y súbdito de su razón.


Tal vez amigo, cuando la vida te sitúe en un angosto trance, y te sientas tan solo que ni los dioses puedan hacerte compañía, tal vez sea el momento de recordar.


Que por el simple hecho de nacer, te ha sido concedido el mayor de los dones jamás alcanzado por los dioses.


Ser eterno en vida.




Te erguirás cual marmóleo David, apoyarás todo tu peso sobre la pierna derecha, la izquierda dispuesta en espectante equilibrio, el torso desnudo, la onda prieta en la mano izquierda se desliza por tu curvilínea espalda.
Tu mano derecha se cierra poderosa sobre la piedra que pronto será lanzada.
Tus hombros a diferente altura compensan el leve giro abdominal. La cabeza ladeada se concentra en el instante previo al ataque frontal contra el gigante.
Tranquila, firme, decidida.
Poderosa.


Sabes que no vas a errar el tiro, pues no puedes permitírtelo.

Eres David.




Te enfrentas a tu destino.Te sientes seguro, pues ese instante previo a la batalla te pertenece al completo.


Sólo a ti."


.

martes, 6 de diciembre de 2011

PROHIBIDO HABLAR CON EL CONDUCTOR ( III y fin ).



Faltaba poco para llegar.
Así, que tuve que tirar de uno de mis trucos.
Le miraría a los ojos y trataría de adivinar sus pensamientos.

Sí, era la mejor opción, tal vez la única.

...

Es lo que nos sucede a los humanos.

Cuando desconocemos a dónde agarrarnos, cuando ya no sabemos a quién preguntar, siempre tenemos la salida de observar con detenimiento unos ojos transparentes, y buscar en la pupila brillante de nuestro prójimo alguna respuesta, alguna pista que nos alivie el peso que soporta nuestra alma.


Le miré, y adiviné lo que estaba pensando.
Lo que en ése mismo instante ocurría en su mente.




...




Sólo soy un simple conductor de autobús.

Llevar a varias decenas de pasajeros a su destino, es trabajo.

Aburrido.

...

Y allí estaban ellas.

Volaban las luciérnagas libres en el valle de un río.

No puedo nombrar ni el valle ni el río; sus nombres tenían más consonantes que vocales.

Soy incapaz de acordarme.




Lo que sí recuerdo es el espectáculo.15.000 luciérnagas brillando tres horas después de la puesta del sol.




Ninguna tropezaba con ninguna.




Su brillo se encendía y se atenuaba, siguiendo una cadencia matemática mágica.




Allí estaba yo, en medio de un valle lleno de consonantes, rodeado de luciérnagas que no se tropezaban, ténuemente iluminado, observando su reflejo en las aguas de un río, que a su vez estaba repleto de consonantes.




Dios escribe el mundo a través de conceptos matemáticos.
Percibimos lo que vemos.

Comprendemos lo que sentimos.
Amamos lo que vivimos.


Somos simples conductores de autobús, conduciendo una máquina en una carretera perdida.




Y lo que vemos, lejano e inasible, es bello.

Muy bello.

.
...

lunes, 5 de diciembre de 2011

PROHIBIDO HABLAR CON EL CONDUCTOR ( II )



El tipo era clavaíto a Nicolas Cage.
Un duro en la pantalla de la vida.

Me subí al autobús, y nada más arrancar intenté sacarle toda la información posible.

Era muy importante entrarle bien, pues esta gente de la carretera es de verbo seco.

Kilómetro cinco. "¿Parece que va a refrescar hoy?". Nones.
Kilómetro sesenta y dos. "¡Va suave el tráfico!". Ni pestañea.
Circunvalación de Torrelavega. " Menudo follón se organizó con lo de los ciento diez". Que si quieres arroz Catalina.

Aquel conductor de autobús no se dignaba en contestar ni una sola de mis preguntas. Yo le debía importar una higa.

Así, que al entrar en Salamanca, me levanté del asiento y empecé a despotricar en la más absoluta de las soledades, bastante cabreado, como cuando intento hablar con Dios y EL tiene el móvil fuera de cobertura.

" ¡A ver!, si es muy fácil. Sólo quiero saber quién soy, de dónde vengo y adónde voy. ¡Qué trabajo te cuesta decírmelo!
Tú estas ahí, con las manos al volante, callado como una comadreja, dirigiendo nuestro destino, con la hoja de ruta sobre el salpicadero, listillo, que eres un listillo. "

Y entonces, tras cuatro horas de silencio rotundo, levantó su mano derecha y enfiló con su dedo índice el cartelito de marras:

PROHIBIDO HABLAR CON EL CONDUCTOR.

Aquello era humillante. Allí estaba yo, abriéndole el corazón a Nicolas Cage, y el muy cabrito con su pose de durito de barrio.

" ¡Contéstame, coñe!, ¡no ves que necesitamos que nos digas algo!
¡Una palabra!, ¡me conformo con una palabra!"

"Repostamos" - Yo esperaba un signo, una explicación universal, una frase espiritual, algo que diera sentido a mi alocada existencia...; y va el tío y me dice tras cuatrocientos kilómetros sin hablar. "Repostamos".

Manda narices.
No creo que se le haya explotado la hernia por el esfuerzo.

...
Paramos en un área de servicio de la autovía.
La típica área de servicio donde los pasajeros se dirigen cual rebaño del Señor a los servicios, a la máquina del café y a la del tabaco. Por ese orden.

El conductor se puso a cargar gasoil.
Miraba el rebaño de meones que se precipitaba tras la puerta de los aseos, y luego me miró inquisitivo, como intentando explicar que EL hacía lo que podía.

Me hizo un gesto para que me acercara al surtidor, me dio la manguera y me dijo (¡alabado sea el Señor, una frase!):

"Reza un Padrenuestro, el tiempo de cargar, y luego cuelgas la manguera".

Así que aquí estoy, en el área de servicio de Argamasilla de Los Infantes, con un frío que pela, cargando combustible y rezando un Padrenuestro.
...

Con el alma perdida de gasoil.

Repostando.

.

viernes, 2 de diciembre de 2011

PROHIBIDO HABLAR CON EL CONDUCTOR ( I )



Desde que tengo uso de razón (creo que sucedió el lunes pasado, a media mañana), recuerdo que en los autobuses rezaba el cartel que te prohibía hablar con el conductor.

Siempre dí por supuesto que se trataba de una norma de seguridad para evitar que se distrajese y nos pegáramos un piñazo.

Pero conforme he ido creciendo, he empezado a sospechar que ese señor ( o señora, que haberlas hailas) que conduce el autobús, debe de saber algo interesante.

Para empezar, el colega sabe tu origen perfectamente.
De dónde vienes, en qué parada te has subido y tu aspecto general.

Luego viene lo de estar informado de tu destino inmediato.
¡Pero si no lo sabes ni tú mismo!

Pues EL sabe perfectamente dónde te encontrarás en veinte minutos.

Es de coña.

Nos prohiben hablar con EL, y resulta que es capaz de responder a las dos preguntas más importantes de nuestra vida:

¿De dónde venimos?
¿A dónde vamos?

...

¿Sabes lo que te digo?
Ya me estoy cansando de ser un buen chico.

Me voy a empezar a saltar las normas.
...

Mañana mismo, en cuanto me levante, voy a hablar directamente con EL.
¡A TOMAR VIENTO!

Y si puedo, si me lo monto bien, voy a hacerme amigo de EL.
¿Quién sabe?, lo mismo lo consigo.
...

Estoy cansado de obedecer, de fijarme en las normas, en los reglamentos y en todas y cada una de las prohibiciones del mundo que me rodea.
...

Mañana mismo voy a empezar a rezar de verdad.

Voy a empezar a hablar con el conductor.
No tengo nada que perder.

Absolutamente nada que perder.


.

jueves, 1 de diciembre de 2011

LA MAQUINA DE SOÑAR


A los dieciséis me compraron un Vespino, con la sana intención de poder acudir a clase de bachillerato y a la academia de dibujo.
Fui a ambos sitios e intenté aprovechar el tiempo.
Pero...
Con cien pesetas de gasolina mezclada con aceite, aquella máquina te abría grandes posibilidades.
...
El tiempo se multiplicada por tres.
Te convertías en el dueño del asfalto, del camino de tierra o de la duna arenosa.
Podías llevar de "paquete" a otros seres humanos, y compartir tus sueños con ellos.
Conducir bajo la lluvia o la tormenta, una sensación en la más pura tradición de la navegación marítima.
Podías ser un explorador a través de la selva de los cañizos de la huerta.
Disputar cuantas carreras de velocidad te permitiera tu espíritu combativo.
Conocer los entresijos de la naturaleza salvaje, escalar carreteras de montaña y adentrarte en cuantos caminos fueron recorridos por piratas y bucaneros.

Su mecánica era simple y su fiabilidad extraordinaria.

Un día me dejé llevar por el entusiasmo y probé la máquina por una larga playa de arena.
Si pisabas con cuidado la arena dura, la que besa las comisuras de las olas, aquello aguantaba bien.
Conforme aumentabas la velocidad, el peso sobre la arena disminuía, directamente proporcional a tu falta de sentido común.

Llegué a alcanzar los sesenta por hora, a la derecha el Mediterráneo, a la izquierda las dunas de San Pedro del Pinatar.

Lejos de cualquier vestigio de civilización, corría que me las pelaba entre la playa y el cielo.

En un repecho llegué a los sesenta y cinco, justo en el momento en el que comencé a escuchar la música de Mozart.

Serían las cinco de la tarde de un sábado de agosto.

Violines y violas estallaron en armonías magníficas.

Las dunas reverberaban y las olas estallaban en limpias salpicaduras de salitre mezclado con sal,
...
Entonces fue cuando me pegué el gran castañazo.
Pisé una trampa de arena blanda y..., Vespino, piloto, Mozart, violines y violas fueron a dar con sus huesos al mar.

Estaba tan lejos del Mundo, que si me hubiera partido en cuatro, ahora estaría descansando en una llanura de algas, observando el lento crecimiento de los moluscos.

Pero no; no era ése mi destino.

Me levanté, saqué la moto del mar, desaflojé la bujía, la sequé con un pañuelo, la volví a apretar y la máquina me respondió con fidelidad, arrancando a la primera.
...

Ése fue el principio de una hermosa amistad.

Donde un chaval de dieciséis, una máquina y un atardecer mediterráneo se hermanaron.

Fundiéndose en un único concepto intemporal.

...

Lejos, muy lejos de la Civilización.

En un Mundo, donde sólo cabían los sueños.

.




PD: Adjunto el documento gráfico donde mi hermano Tomae y yo, en pleno pique, atravesamos el puente de Alcántara en la famosa carrera que mantuvimos entre Port Bou y Almendradejo de los Infantes.







... serían las cinco de la tarde de un sábado de agosto ...
.

miércoles, 30 de noviembre de 2011

MI SOCIO ES UN ARTISTA

Tengo un socio que no tiene el Graduado Escolar.
Lo echaron del cole por golfo.
Su padre se le llevó a trabajar con él.
Y me fijo bastante en lo que hace, sobre todo en cómo lo hace.
...

Hoy hemos comido juntos en un bareto de Madrid.
Con prisas, como siempre. Corre, corre que te pillo.

Al fondo había una chica comiendo sola.
Tenía la cara sobre el plato de sopa, así que no se la he visto.

Mi socio sí; me ha dicho que era guapa y que acababa de llorar.
Yo, por más que lo he intentado no le he visto ni la cara, ni los surcos de las lágrimas, ni nada de nada monada.

Y encima: "¡ Tú nunca ves nada, chico !", encima cachondeito.

...

Como mi padre me hizo jurar bajo pena de arresto que nunca debía dejar llorar sola a una dama, pues me pongo a escribir un poema con la sana intención de regalárselo a los postres.
Metedura de pata número uno.

Va mi socio y me suelta: " ¿Pero en qué mundo vives, muchacho, no ves que la vas a asustar ?"

Le digo a mi socio que tras obtener el Graduado Escolar, el título de Bachillerato, haber cursado una carrera universitaria y haber leído cerca de mil doscientos libros, soy un crack, y como soy un crak, le escribo un poema a una chica que llora, porque si no lo hago y mi padre se entera, viene y me cruje vivo.

Respuesta. "¡ El que te va a crugir vivo, soy yo !"

Y luego ha añadido: "Observa y aprende, pardillo ".
...
Sí, tengo un socio que me llama pardillo. Es así. Pardillo, me llama pardillo.
...
Se levanta, sale de la cafetería, se dirige al chino de enfrente, sale con un paquete, cruza la calle, abre la puerta de la cafetería como si fuera Cary Grant, se dirige directamente a la mesa donde la chica comía, platica, parece que se presenta, vuelve a platicar, le entrega el paquete de los chinos, vuelve a charlar, parece que se despide, la chica insiste, más plática, ella le da un beso, él parece que se ensancha.

Mi socio se acerca y me dice:

"¡Eh, tú, mil doscientos libros, paga que nos vamos!"





Le acababa de regalar unas rosas.
Sin más.

...

Mi socio es un artista.


.

martes, 29 de noviembre de 2011

DIBUJO TUS CABELLOS


Dibujo tus cabellos,
que no son largos,
sino bellos.

Que dibujan las mareas,
de un tiempo largo,
y allí te veo.

Me esperan en la sombra,
durante la noche,
de tenues cantos.

Saben a sal dorada,
entre vítores,
salen de adentro.

Formando las tormentas,
de días largos,
con tus talentos.

Que acaricio despacio,
sin ninguna prisa,
a fuego lento.



Atentamente para Ana, mi hermana mayor, que ayer cumplió años.
De su hermano pequeño.
Diego.

lunes, 28 de noviembre de 2011

CINCO METROS SOBRE EL CIELO


Aire, soñé por un momento que era aire.
Oxígeno, nitrógeno y argón.
Sin forma definida.
Ni color.
...

Por encima de las noticias de cada día.
Sobre las circunstancias del amor, el dinero y la salud.
Pelín arriba de tus afectos.
Sobre las tormentas de los lunes.
Muy por arriba de las calmas chichas de los domingos.


Lejos, muy lejos de las batallas que protagonizas.
A más de mil kilómetros de tus problemas habituales.
Completamente alejado de tus pasiones y tus debilidades.
Fuera del radio de acción de tus conocidos.

En un lugar donde el sonido es la forma natural del aire en movimiento.
Y la superficie terrestre es un mapamundi verde y azul.
Y tienes a tu esencia planeando por el paraje.
Formando turbulencias con tus manos, al cortar el aire.

...

Aire, soñé por un momento que era aire.
Oxígeno, nitrógeno y argón.
Sin forma definida.
Ni color.

.






sábado, 26 de noviembre de 2011

PATEANDO AIRES


Érase que se era un mujer con dos piernas y dos brazos.
Con los brazos se dedicaba a poner la mesa, a pasar las páginas de los libros, abrir las puertas, pintar la habitación de los chicos y abrazar.
En cambio las piernas estaban desterradas a funciones locomotoras, como andar, subir escaleras y en general sostener el tronco entre la playa y el cielo.

Un día se levantó y se dirigió a la cocina con la intención de hacer varios litros de café.
Los iba a necesitar, pues el día se presentaba de canela fina.

Estaban servidos los desayunos, y las tropas del ejército imperial se disponían a dar buena cuenta de él.
Su hijo mayor, medio dormido tras una noche de ensueños, tropezó con la pata de la mesa de la cocina, mandando el bote de cola cao a las conchinchinas. ¡Menuda potencia de tropiezo!

La chica mayor , al poner los libros sobre la mesa, propinó un empuje horizontal con su cadera a la paupérrima mesa, la cual fue a estrellarse contra el fregadero. ¡Caderazo tipo mazazo!

La mujer se quedó observando con atención aquellos movimientos telúricos del menaje familiar, deteniéndose con deleite en las consecuencias sufridas por tazas y tazones, cucharillas y cucharones.

Y entonces concluyó que donde se produzca un buen patadón, que se quiten empujoncillos ridículos.
...

La mujer se dirigió a una playa, que era más larga que ancha.

Se ubicó de frente a las olas y pensó: "Me pide el cuerpo patadón".

El primer intento fue más bien ridículo, pero qué le vamos a hacer, nadie nace aprendido.
Levantó el pie derecho y empujándolo de maner vehemente hacia el aire, derribó un prejuicio que le estaba apretando la uña.

La segunda patada la efectuó tras un rápido cambio de postura, dándole de lleno a la crisis en todos los..., bueno, allí.

Tras comprobar que el ejercició, amén de saludable era reconfortante para la mente, optó por lanzar una serie de patadones indiscriminados hacia algunos de los ministerios principales que regían la vida pública de su pais.

Lo primero fue educación. Le tenía ganas.

Lo segundo justicia. Temblando la dejó.

A Asuntos Sociales le dio en las espinillas. Ahí duele más.

...

Tras la serie de patadas playeras, la mujer volvió a su casa.

Escuchó las noticias y comprobó que la serie de patadas atléticas, no habían modificado el curso de la historia. De momento.

Y sentada en su casa, recién pateados algunos conceptos básicos, se sintió bien.

Francamente bien.
...

Y el otoño empezó a ser percibido con una nueva luz.

Clara.
...




Atentamente Driver.

.

jueves, 24 de noviembre de 2011

SONIDOS DE SILENCIOS



PUM…pum, PUM…pum, PUM…pum, PUM…pum, PUM…pum,

Floto y soy. Soy y floto.
Caliente voy, caliente vengo, por la cuevita yo me entretengo.

Flotando voy, flotando vengo, entre líquidos floto y soy.
Si empujo por la caverna, llego al final, flotando soy.

Floto y soy. Soy y floto.
Voy caliente, vengo caliente, yo me entretengo por la cuevita.
Flotando soy, llego al final. Por la caverna, si empujo.

Sé que soy, porque soy.

Soy.


Se mueve. Ella se mueve.

PUM…pum, PUM…pum, PUM…pum, PUM…pum, PUM…pum.

Ella se mueve. Se mueve.

Me empuja hacia el extremo de la cueva.
La siento. Ella suda. Empuja.

Floto y soy. Soy, floto.

¡Ahy! , ¡ahy ahyllallallai! Ella me saca.

Y yo que soy, me vuelvo.

Me empuja y me vuelvo.
Flotando soy, llego al final. Por la caverna, si empujo.


¡ Plash!

Voy, voy.voy.voy.voy.  Ella me empuja. Más.


¡Fiuuu!, ¡fiuuuu!, ¡fiuuuu!
Ya no es flotar.
Ya no hay, no hay no hay. ¿dónde estoy?. No hay flotar.

Tengo miedo. Voy a llorar.
Entra aire en mi pecho.
Voy a llorar.

Soy.
Me escucho llorar.
Debo ser yo.
No conocía mi voz.

Ahora soy y oigo mi llanto.

Alguien me coge. Me agarra.
No floto. No, no, no.

Lloro más. Soy y lloro más.
Ya conozco mi llanto.
Soy, y conozco mi llanto.

Me dejan sobre lo caliente.
Ella.
Ella es lo caliente.

No floto. Me escurro.

Me escurro sobre lo caliente.

Ahora ella me sujeta, y no caigo.

Tengo miedo.

Ahora menos. Escucho de nuevo.

Sonidos de silencios.

PUM…pum, PUM…pum, PUM…pum, PUM…pum, PUM…pum,


¿Qué serán?


Debe ser ella.

Y lo que me rodea será el Mundo.

.

Debo de haber nacido.



Es ella. 

...

PD: las dos últimas palabras del texto han sido sugeridas por mi socia Ana, ya que en su opinión los enanos "lo saben perfectamente".
Así que yo le he hecho caso. ¡Ea!


miércoles, 23 de noviembre de 2011

POR CUATROCIENTOS PAVOS



- " ¡ No se acerque, que me tiro ! "

-  No me pienso acercar, chico. Sólo estoy de paso.

- " ¡ Eh, pibita, cuidado conmigo ! "

-  Cuidado tú, a ver si me tiras a mí y la liamos.

- "¿ No pueden mandar a un hombre, no me gustas pibita ?"

Me llamo Ana y soy la pringada que estaba de guardia. Es lo que hay.

- " ¡ No te acerques que me tiro ! "

Espera que te suelte el rollo, que si no no cobro.

- " ¿ Cómo que no cobras ? "

-  Mira chico, mi trabajo tiene normas, y si no te suelto el rollo no cobro.

- "¿ Y cuanto cobras por estar aquí ?"

Si te suelto el rollo doscientos, y si no te tiras otros doscientos.

- "¡Vaya castaña!"

- Sí, pero con eso pago el alquiler.

- " ¡No acerques que me tiro ! "

- Sí, ya lo sé, me lo has repetido ya.
  Ahora dime, qué carajo te pasa.

- " Me pasa que me cansé "

- Pues ya somos dos.
  Veamos.
  ¿ A quién te gustaría mandar al carajo antes de saltar ?

- " Al del banco, me  gustaría mandar al carajo al del banco".

Bien, eso es fácil.
   Dime su nombre y el banco donde trabaja.

- " Ahora no estará allí "

- Tranquilo, mis compañeros lo localizan fijo.
  A ver.
  Código alfa. Localizarme al Sr. Martínez, el interventor del Santander de Plaza Elíptica.
  Daros prisa, que me toca dar el pecho a las nueve.

- "¿Tienes un bebé?"

- No, si te parece tengo las tetas tan gordas por una operación.
  Sí, tengo un bebé, tengo las tetas gordas por la leche y me pagan una castaña por meterte un rollo.

- "Y con eso pagas el alquiler".

- Sí, veo que lo vas pillando. Y se te ha olvidado lo de...no te acerques que me tiro.

- " ¡ No te acerques que me tiro !"

- Bien, tengo el número.
  Lo marco y te lo paso.

- " No se qué decirle ".

- ¡ Mándalo al carajo !

- " ¡ Échame una mano !"

-  Al cuello te voy a echar una mano al cuello.

- " ¡ Marca o me tiro ! "

- No, si al final voy a llegar tarde para dar la teta.
  A veeer, déjame tu móvil, que el mío se ha quedado sin batería.

-  " ¡Toma, pero no intentes ninguna tontería ! ".

- Vamos.
  ¿ Sr. Martínez?....
   Le habla Ana Sánchez, agente de policía. El motivo de la llamada es decirle a usted que se vaya al carajo de parte del Sr.....

Oye chico, ¿cómo te llamas ?
...

...de Manolo, que se vaya al carajo de parte de Manolo.
¡Hala!, que tenga buenas noches.

...
¡ Ves tío, es fácil!

-  " ¡ LA VIDA NO ES NADA FÁCIL ! "

A mí me lo vas a decir. Como no llegue a las nueve para dar el pecho, la lío parda.

- " ¡ESE NO ES MI PROBLEMA !"

- ¡Ah!, con que no es tu problema.
Pues mira tú por donde es tu problema.
Y yo soy tu problema.
Y mi hijo es mi problema.
Así que aquí todo es un problema de todos, porque si te tiras y me arrastras y nos rompemos la crisma, y nos vamos al carajo, entonces vamos a tener un GRAN PROBLEMA.

Y no me conoces, pero cuando tengo delante un GRAN PROBLEMA, se me agria la leche y entonces tengo dos GRANDES PROBLEMAS.

- " ¡ Joé, cómo te pones, qué carácter !

- ¡Venga ya!, ¡vamos al grano que necesito los cuatrocientos pavos del servicio!

- "¿ Eso es lo que vale mi vida ? "

- ¡No!, eso es lo que me pagan como prima de rendimiento por estar aquí haciendo el imbécil.

- " Vale, vale".

- Venga, dame la mano.

- "Ten cuidado, a ver si te caes "

- Si me caigo por darte la mano, te mato antes.

- " Pues sí, tienes las tetas gordas ".

- ¡Anda quéee...! Menudo momento para fijarte en mis tetas.

- "Tengo miedo"

- No me extraña, yo estoy a punto de hacerme pis encima.

...

- Ve despacio, dame la mano y vamos dentro.
  Hay unos aseos aquí al lado.

...

- "Tienes la mano caliente, pibita "

- Acércate despacio, chico, ya te tengo.
...

- Ya te tengo.




.