Buscar este blog

jueves, 27 de enero de 2011

YOU ARE SO BEAUTIFUL





Recuerdo una vez, con veinte años.

Mi amiga Rosa acababa de ser abandonada por un novio de uno noventa.


Me enfadé e intenté darle una paliza. Pero yo solo media uno setenta y cinco.


Así que le regalé una traducción a Rosa.


Ni ella ni yo sabíamos inglés.


Cogí una servilleta e improvisé en el bar donde la escuchaba.


...


TU ERES MARAVILLOSA.


Tú eres maravillosa.

Para mí.


Puede que las montañas te aplasten.


Que las nubes derramen lágrimas.


Que seas abandonada por un patilargo de uno noventa.


...


Pero no olvides.


Que de todas las chicas del mundo.


Tú eres maravillosa.


Para mí.


...


No me importa que te cases.


Que te vayas a Australia.


O que navegues toda la vida alrededor del Mundo.


Tú eres un sueño hecho realidad.


porque tú eres maravillosa,


para mí,


para tí.


...


A los cinco años Rosa se casó.


Y yo volví de Roma a tiempo de bailar en su boda.


Y pusieron esta canción.


Y no sé muy bien pero algo le dijo a su marido al oído.


Y luego me sacó a bailar esta canción.


Ella vestida de novia.


Yo con la imagen de la Fontana de Trevi grabada a fuego en mi retina.


...


Fue una bonita boda.


Y un baile de verdad.


...


Ella no se cortó para nada, y apoyó su cabeza en mi hombro.


Mientras que yo luchaba para no enredarme,

...entre los volantes de su bonito vestido blanco.

.

..

...

http://www.youtube.com/watch?v=lPsFr0svG_w&feature=related

.

..

...

martes, 25 de enero de 2011

NUMERO UNO








Hoy me apetece escribir sobre los mejores, los indiscutibles, los número uno.




Son gente de más de setenta años, que aman el vino, las mujeres y que encima tienen ideas.
...
Son de otra época, ancianos, jubilados, clases pasivas, pensionistas, abuelos.
Pero si los pasas por el tamiz de la comparación, están que se salen.
Me explico.
...


Actualmente, ganar un Campeonato del Mundo de lo que sea, es complicado.
Hay tal nivel en cada una de las especialidades, que simplemente participar ya es una lotería.
Y cuando participas, el patrocinador o paganini, pone sus condiciones.

Cuando ganes ponte la gorrita roja.
Y un clavel en la solapa.
Y el chico gana, se pone la gorrita roja y un clavel en la solapa.
...
Pero hace años era diferente.
El Campeón tenía una agenda personal y eran sus amigos los que salían en la foto.
Les llamaba con una semana de anticipación y les decía:
"Manolo, corro en EL Jarama el domingo. Tráete a tus hijos".
Y Manolo se traía a sus hijos.
"Jose, corro en Barcelona el sábado. Vente con tu hija, la que estudia ingeniería".
Y la chica veía cómo se desmonta un carburador con los ojos cerrados.
"Tomás, necesito un mono que me proteja y no pese".
Y Tomás le hacía un mono que le protegiese y no pesase".

Pero eran amigos de verdad, pues se atrevían a poner sus propias condiciones.

"Angel, voy con mis hijos y con dos o tres de sus novias". Vale.
"Angel, la chica quiere montar en la ciento veinticinco. Y la chica montaba en la ciento veinticinco". Vale.
"Angel, en la cazadora voy a poner mis iniciales. Que se sepa que la he confeccionado yo". Y las iniciales se bordaban sobre el cuero.Vale.
Y valía la amistad, y valía beber vino, incluso valía piropear a las novias de los chicos.
El derecho a hacer todo esto descansaba en algo muy simple. El respeto.

Si Angel ganaba trece veces el Campeonato del Mundo, era porque era el número uno.
Galopando una Derbi, rodeado de amigos, riéndose de la vida y concentrándose un par de horas antes de la carrera, era suficiente.
Pues el resto del tiempo estaba rodeado de lo mejor de cada casa. Gente aguerrida, valiente, trabajadora e imaginativa.
Personas a las que respeto, pues eran pioneros en cada una de sus especialidades, sin darse bombo ni platillos.
El que hacía las cazadoras de Angel Nieto era un tipo de Tarraco. Con los suficientes arrestos como para sacar una familia adelante, haciendo algo diferente. Monos de cuero que hacían que el piloto corriese que se las pelaba.
Y era él quien le aseguraba al piloto:
"Mira Angel, apura la frenada que si te caes con mi cazadora, no te vas a romper".
Y Angel apuraba la frenada, pues su amigo le había asegurado que no se rompería.
"Mira Angel, da todo el gas al salir de la curva cuatro, que tú llevas tres kilos menos que el alemán".
Y Angel daba todo el gas al salir de la curva cuatro.
La base de estos tratos verbales descansaba en la creencia que un amigo te da lo mejor.
Y entonces Angel daba lo mejor.
Y ganaba trece veces seguidas el Campeonato del Mundo.
Era el mejor, el número uno.


El que más mujeres amaba, el que más vino bebía y...
El que más amigos tenía.
Incluyendo a uno, que le hacía los monos de cuero más rápidos del mundo.
Un señor de Tarraco.

Un número uno.
...





Atentamente Driver, para el Sr. Tomás.






lunes, 24 de enero de 2011

AMANTES







De entre todas las cosas que te pueden ocurrir, tener un buen amante es de las mejores.
He dicho un buen amante.

Dicen que cuando mueres ves un haz de luz luminoso, que te envuelve mientras se acerca.
Es entonces cuando tu vida pasa ante tu mente, a toda velocidad.
Parece ser, que cuando la luz está encima, tienes miedo de dar el primer paso.
Hasta que notas una mano cálida y te tranquilizas.

Tú no te das cuenta, pero tienes uno o más amantes. Es muy difícil localizarlos de un primer vistazo.
Van disfrazados de amigos, vecinos, o incluso de desconocidos.
Han decidido amarte, pero nunca te lo dirán.
No tienen ninguna razón para que tú seas el objeto de su amor puro. Ninguna.
Por eso son buenos amantes, ya que tú nunca te enteras y ellos nunca lo dirán.
Pero..., fíjate bien.


Saben de tu vida, de tus costumbres, de tu trabajo y de tu familia.
Pero nunca se meten por medio.
Saben leerte el pensamiento, comprenden tu sonrisa y traducen tus gestos.
Pero son prudentes.
Te comprenden con sólo mirarte.
Están ahí, esperando una oportunidad.

Y cuando el viento de levante azota tu nave, cuando alguno de los tuyos sufre, o cuando las cosas se ponen que paraqué, aparecen con la cara descubierta.
Y es tanto el amor que sienten por tí, que hacen un malabarismo imposible sin pedir nada a cambio.
Están profundamente enamorados de tu alma, y se sentirán felices de hacerte un favor.
Luego se despiden con apenas un saludo, y dicen la frase que resume su amor:

"Fue un placer ayudarle."

Nunca mienten.
...

Dicen que cuando mueres ves un haz luminoso, que te envuelve mientras se acerca.
Es entonces cuando tu vida pasa ante tu mente, a toda velocidad.
Parece ser, que cuando la luz está encima, tienes miedo de dar el primer paso.
Hasta que notas una mano cálida y te tranquilizas.

La mano de tu amante.


De tu buen amante.




sábado, 22 de enero de 2011

ESCUCHAR








Esta tarde observé a un abuelo escuchando a su nieto.
El enano narraba cómo había marcado un gol.
Lo hizo dicisiete veces seguidas.
El rapaz empleó básicamente las mismas palabras.

El gordó centró, paré la pelota con el pecho, regateé a Juanito y se la colé al portero por la derecha.
A pesar de repetir las palabras, cada narración difería de la anterior.
Nada que ver.
La primera como una noticia.
La segunda como la Ilíada griega.
La tercera, un estallido de alegría.
La cuarta como si tal y cual.
La quinta, una casualidad cósmica.
Así hasta diecisiete veces.

Pero lo que más me ha llamado la atención ha sido la forma de escuchar del abuelo.
Lo hizo de diecisiete formas diferentes.
Sin usar ni una sola palabra.

Todo un artista.
Me recordó al JEFE.

jueves, 20 de enero de 2011

LA OPORTUNIDAD




Hoy me apetece escribir sobre las oportunidades.


Resulta que hay un señor en EEUU interesado por mis cuentos.
No le conozco personalmente, tan sólo he visto fotos hechas por él.
Me parece un profesional de la imagen.


Está empeñado en llevar a la pantalla un cuento mío. Un corto.
Por la forma de escribirme me da que es de los que al leer, se le activa la zona del cerebro donde se forman las imágenes.


Se muestra ilusionado. Y eso está bien.
Me comunico con él por e-mail, a través del Océano Atlántico. Directamente.


Hoy escribo esto porque me ha dado por pensar en cómo funcionan las oportunidades, en la manera en la que los deseos toman forma real, en el mecanismo que hace que los sueños sean posibles, en las extrañas leyes que rigen el destino y el devenir de los días venideros.


Y en cómo te brillan los ojos.
Cuando la vida te besa en los labios.
...

miércoles, 19 de enero de 2011

LA MAREJADA






Hoy me apetece escribir sobre marejadas, tormentas y tifones.

Estamos todos ahí, navegando entre dos puertos, intentando gastar el mínimo de combustible, aprovechando las corrientes marinas y los vientos dominantes, rodeados de agua por todas partes.
Y encima de vez en cuando vienen marejadas, tormentas o auténticos tifones.

Cuando la marejada hace temblar nuestra embarcación, lo primero es que te entra un miedo que para qué las prisas. Te mareas cuando nunca te mareas, se te olvida cómo funciona la brújula, confundes el nordeste con el suroeste.
Si la mar se pone brava de veras, tienes una tormenta. Curiosamente empiezas a rezar tu última oración, o tal vez la primera, según y quién.
Pero si lo que se avecina es un tifón, es más que probable que caigas en una situación de pánico, corras hacia el bote salvavidas y te tires por la borda agarrado a una falsa ilusión.

En cualquiera de los tres casos, lo más probable es que hagas lo contrario de lo que deberías.
Es más, acabarás ahogado sí o sí. Los peces se comerán tus ojitos de caramelo y acabarás convertido en plancton, alimento preferido de las ballenas.

Es lo que tiene el miedo, el pánico o el terror. La cagas fijo.

Y encima tenemos escasas oportunidades de aprender.
Tener experiencia supone haber sobrevivido varias veces.
Situación poco probable.
Ante este catastrófico horizonte de navegación resulta más que conveniente tener un plan B.
...
En mi caso, dada mi inexperiencia, mi natural tendencia para meterme en líos, mis dificultades para la transmisión de mensajes nítidos y mi poco aprecio por la vida monótona, suelo acabar agarrado del palo mayor, con la embarcación hundiéndose en la mar océana, y con careto de pardillo.

En resumen: glub, glub.
...

Algunas veces salí airoso. No actué según mi criterio.
Actué pensando como lo hacía mi abuelo.

¿Una ola? De frente, con la quilla de frente, así le abriré las entrañas y no volcaré.

¿Una tempestad? Rumbo suroeste, hacia la bahía de Cochinos. Huele mal pero es segura.

¿Un tifón? Bien, preparémosnos para morir, no hay otra. Hagámoslo con dignidad.
...
A veces, navegando por la vida, me acuerdo de mi abuelo.
Nunca se si moriré ahogado.
Pero imitándole, lucharé con el mentón elevado.

Y eso me tranquiliza, impidiéndome que salte como una rata.

Huyendo de la vida.
...

viernes, 14 de enero de 2011

NAPOLI


Una vez estuve en Nápoles.
Y me perdí entre sus calles.
...
De lo cual me alegro, pues arribé a una librería con más de cien años de antigüedad.
Libreri Scientifice e Artistique, o algo así.
Varios empleados y una signora, la viuda que regentaba el establecimiento.

Los empleados te atendían. La signora no.
Ella llenaba el vacío de la vida de forma solemne, sentada en una silleta de madera.
Pino mediterráneo.
Callada, sola y digna.

Tras media hora de deliberaciones internas, adquirí "Elementi di Teoria delle Sructture", de Liguori Editore.
Más por incontrolada pulsación que por pausada reflexión.

Y luego lo hice.
Le presenté mis respetos a la signora.

Ella me habló en un italiano denso y musical de la pasión de su familia por los libros, de la Opera Italiana y de un viaje de novios a Madrid.
Donde su marido la besó ante las Meninas de Velázquez.

Me despedí y efectué una leve inclinación ante la signora.
Y ella me dijo: "Buona matina, signore".
...
Cuando me siento tostado, cansado y torpe, me acuerdo de aquel "signore".
Y busco un libro para acariciarlo.
...
Una vez estuve en Nápoles.
Me perdí entre sus calles.
Buscando un trozo de mármol travertino que me devolviera una brisa de vida.

Entre las faldas del Vesubio.




miércoles, 12 de enero de 2011

OLMO



Hoy me ha tocado trabajar doce horas seguidas.
Al llegar a casa mi hija mayor me ha pedido que le pregunte la lección de Lengua.
He tenido que esforzarme para no dormirme con "el uso de la tilde diacrítica".
Pero al final de la lección, me esperaba una sorpresa.
Y me la he tomado como lo mejor del día.
Así que la paladeo, como los cafés templados de media tarde.
A un olmo seco.
Al olmo viejo, hendido por el rayo
y en su mitad podrido,
con las lluvias de abril y el sol de mayo,
algunas hojas verdes le han salido.
¡El olmo centenario en la colina
que lame el Duero! Un musgo amarillento
le mancha la corteza blanquecina
al tronco carcomido y polvoriento.
No será, cual los álamos cantores
que guardan el camino y la ribera,
habitado de pardos ruiseñores.
Ejército de hormigas en hilera
va trepando por él, y en sus entrañas
urden sus telas grises las telarañas.

Antonio Machado.
Venía la poesia al final del tema seis de un libro de Enseñanza Primaria.
Ya tengo ganas de que llegue mañana.
¿Qué vendrá al final de tema siete?
Ya tengo ganas.

jueves, 6 de enero de 2011

MAGIA BLANCA






¡Este año les pillo!, ¡Vaya que si les pillo!
Me ha tocado guardia, de dos a seis de la mañana.
Armado con unas gafas de visión nocturna y una cámara fotográfica, estoy dispuesto a pillarles "in fraganti".

¡¡Zas!! Foto de los Reyes Magos.

Repto por el pasillo.
Despacio, sin prisa.
Cada baldosa del suelo me la conozco de memoria.
Avanzo milimétricamente. Sin hacer ruido.
Como una serpiente.
Previa lubricación de los goznes, abro las puertas con cautela.
Oigo el sonido de un tambor. Es mi corazón.
Me acerco sigilosamente al salón. ¡Este año les pillo fijo!
...
Oigo pasos tras de mí.
Un galope de caballos.
¡Son mis dos hijas!
Van en quinta, a doscientos cuarenta kilómetros por hora.
Giran en la curva de la entrada al salón.
Me dan ráfagas, me adelantan.
Derriban la puerta del salón de una patada infantil, y gritan...


¡¡¡¡ HAN VENIIIIIIIIIIDO LOS REYES MAGOS !!!
...
Otro año que tampoco les pillo.
Se nota a la legua.

Son muy profesionales.


martes, 4 de enero de 2011

CON UN PAR

DESDE LA TRINCHERA, CON UN PAR.

A veces te equivocas, otras aprendes, la mayoría de las veces haces lo que puedes.
...
De entre todas las batallas que la guerra de la vida nos ofrece, las mejores son las que se ganan.
Y las peores, aquellas en las que acabas descerrajado, con un tiro en la sien.


No hay ninguna opción más.
...

Aquella mañana de enero, el destino nos deparó estar en la batalla del río Rus, al nordeste de Alabama.
Los sureños del capitán Keys estaban apostados en el margen derecho del río.
Luego se extendía un brazo de tierra de nadie, con algunos caballos muertos.
Los norteños, con el capitán Mark a la cabeza, a continuación.



Les pasaba como a nosotros.
Estaban cansados, tenían miedo, no querían morir, pero vivían en guerra.

Los oficiales no querían mandar a la tropa al tostadero. En campo descubierto somos blancos fáciles.
Y la tropa, no disparaba a los oficiales y se iba a casa, más que nada porque los Consejos de Guerra son rápidos.
Así que la opción menos mala era disparar al enemigo.
...

Estás ahí. Te despiertas, pones el primer pie en el suelo y ya se oyen las balas silbar.
Desamor, corrupción, interés, política, injusticia.
El día a día es una auténtica batalla en un guerra que se llama vida.
Y tú, con un tirachinas, te enfrentas al enemigo armado con los Kalasnikov AK-47-
1.500 disparos por minuto.
Eres carne de cañón.
...

El capitán sureño Keys, lo tenía claro. Mejor esperar refuerzos y atacar con ventaja numérica.
Va a salir a campo abierto su puta madre.

El capitán norteño Mark, tenía la picha hecha un lío.
Según los manuales, su posición elevada le daba ventaja.
Si no atacaba su reputación se iría al carajo.
Pero si atacaba y moría, los que se iban al infierno eran su mujer y sus tres hijos.
Cagadito estaba.



...

Esto funciona así.
Te crees que viéndolas venir, las cosas acabarán por solucionarse solas.
Ni de coña.

Al final si quiere peces te tienes que mojar los pies.
Los pies, el culo, la barriga, el pecho, el cuello, la cabeza...
Pero sobre todo el alma. Te tienes que mojar el alma, hermano.
...

Contaré lo que pasó a continuación.
En el bando norteño estaba la primera teniente mujer de la historia de los EE.UU.
Se llamaba Lola y montaba un caballo blanco alazán ( gentileza del Sr. Moisés).
La teniente era rubia y guapa hasta decir basta (esto lo digo yo, aquí y en Alabama).


Aquella mañana de enero, al ver la situación, se dejó llevar por el viento de la pradera.

Montó, susurró algo a su caballo en el oído.
Lo que fuera, entre ellos quedó.

Y picó espuelas.

Saltó sobre sus propias líneas y se adentró en tierra de nadie.

Trazó una curva, elevó su mirada a los cielos y se puso a cabalgar a toda mecha en paralelo a la línea enemiga.

-"¡Un suicida!"-gritó alguien-
-"¡Unos cojones!"- pensó ella-

En la primera pasada ya le dispararon. Tuvo suerte, y su caballo que corría que se las pelaba, atravesó la barrera del sonido.

En la seguna pasada, fueron a por ella, a mala hostia. Las tropas, enardecidas por el gesto de la teniente, dispararon a matar.

Y entonces fue cuando lo hizo.





Cabalgó con los brazos abiertos, de la misma forma en la que mi JEFE fue crucificado. Desde la trinchera, con un par.





Y entonces, sólo entonces, las cosas empezaron a cambiar.
...
A veces te equivocas, otras aprendes, la mayoría de las veces haces lo que puedes.
Y otras..., bastante más de lo que puedes.

Ésas son las buenas.

Atentamente: Driver.

Inspirada en: http://www.youtube.com/watch?v=IjcYHzA74IQ
...

Dedicatoria:
Para Lola, la novia de mi amigo enfermo, a la que ví este año luchar en la batalla de la vida con un par.
Os prometo un reportaje fotográfico para el día de vuestra boda.
Y ese día... bailaré, cantaré y me pillaré un buen pedo. Seguro.

Y os besaré a ambos.
Probablemente en los labios y muchas veces.

Avisados estais. Tortolitos.