Buscar este blog

viernes, 21 de diciembre de 2012

SUEÑOS REALIZABLES ( 25 ): VIDA LOCA.




Lo sé chico, lo sé.
Tranquilo, te acabo de decir que lo sé.

Has tenido un año realmente complicado, como yo.
Y mirás para atrás y te vienen muchas imágenes a la cabeza.

Has escuchado las noticias económicas, y se te han puesto en el galillo.
Poco o nada has comprendido de la macroeconomía comunitaria, salvo que te están dando matarile.
Tienes grabadas las imágenes de los indignados y de los desahuciados.
La falta de empleo te preocupa y algunas noches te despierta.

Por otra parte eres consciente de la cantidad de separaciones y divorcios; y algunos de ellos te han partido el corazón.

Ese abuelo al que le ha dado un yuyu, y pasa de que le cuiden, simplemente porque lo único a lo que aspira es a morir en paz.

Y esos niños atontados con la play, oscurecen tu visión del futuro.

En una palabra, que lo que te rodea te está calentando.
...
Lo sé chico, lo sé. Todo esto no te deja disfrutar del todo.
 ...
Bien. Es viernes por la tarde de la Navidad de un año de crisis.
Yo también estoy hasta los mismísimos. Así que te voy a decir lo que haré.

Me vuelvo a la carretera, mi estado natural y libre.
Allí me encuentro con Driver, mi alter ego, un buen amigo.
...

Es él quien me dice que me mueva rápido.
Que un blanco en movimiento es más difícil de alcanzar por el proyectil.
Que mira tú, qué ojos verdes esmeralda tiene la chica de la gasolinera.
Y hacia poniente, una puesta de sol que te rilas.

Que si los ojos de tu sobrina, cuando le des el regalo.
Mira las manos de la abuela, cógelas un rato. Son cálidas.

Bien, ese banco es bueno para sentarse y llamar a tu hermano.

Y más difícil todavía... ¡ TACHÁAAAAN !
Que te lleves al abuelo a que se compre una camisa y a echar unas risas con la dependienta. Y decirle que este señor fue un famoso actor en su juventud.

Intentar que se besen esa pareja que está en crisis. Sí, te va a costar cuatro cubatas, pero tú, tú eres capaz de hacerlo, chico.

Y ya puestos, vas a intentar perdonar a tu cuñado. Al muy gamba.

Y te sobran, te sobran para escuchar a esa persona que tan solo con escucharla, va a sentirse mejor.

Y una vez que estás puesto, y te da igual ocho que ochenta, te vas a ir a hablar con el abuelo que palmó. Porque tú necesitas decirle cosas al abuelo que palmó.

Y como estás embalado, y vas a muerte, serás capaz de entrar en la iglesia y sentarte en el banco de pino, a decirle al JEFE que estás hasta las pelotas.
Y que ahí estás, para decirle que estás hasta las pelotas.

Y luego, como ya estás perdidito del todo, vas a goger el teléfono, marcar su número y decirle que le quieres. Porque quieres mucho a esa persona.

Y te sobrará tiempo para jugar con el enano.
Porque el enano se merece que tú juegues con él.

Y como seguramente, después de hacer todo eso, todavía te quedarán ganas de hacer más...
Entonces buscarás a tus amigos y te irás a bailar con ellos.

Y con la chica de los ojos verdes, esmeraldas.
Y con el abuelo que palmó.
Y con la sobrina.
Y con la persona que quieres.
Y con el enano.
 ...

Y luego, cuando pase todo y te quedes contigo mismo, vas a pensar que esta vida...

Es una vida loca.

Loca, loca.
 ...


Vuelvo a la carretera.

.

miércoles, 19 de diciembre de 2012

SUEÑOS REALIZABLES ( 24 ): BESARSE EN NAVIDAD.

Acabo de escuchar que el viernes próximo se acaba el mundo.
Lo cierto es que no sé si es verdad o no.

Lo que me planteo no es si se acabará, pues todo se acaba.
Lo que me pregunto es qué es lo que me gustaría hacer en caso de que efectivamente se acabara.

Pues bien, ahí va.
Me gustaría despedirme de la gente que amo, con un beso de película.

Como no estoy seguro de besar bien o mal, creo que me vendrían bien unos ejemplos explicativos.

¡ Y DE PASO DESEAROS UNA FELIZ NAVIDAD !
¡ BESUCONA Y ALEGRE!



PD:
Me lo he pensado mejor y he decidido que el viernes el mundo no se va a acabar.
Y que sí, os pienso besar.

Es mi deseo para el próximo año.

Que demos muchos besos de película.

...

martes, 18 de diciembre de 2012

SUEÑOS REALIZABLES (23) : PERDONAR.

No se cómo te voy a convencer, si yo mismo no estoy nada convencido.
Ésa es la verdad.
...
El caso es que llevo días pensando en el perdón.

Resulta que hay personas que te hacen daño, mucho daño.
O que se lo hacen a tu gente querida; que no se qué es peor.

Y tú te enfadas, y sueñas con echártelo a la cara y cantarle las cuarenta.
Luego pasa el tiempo y piensas que es mucho mejor estrangularle con tus propias manos.
Tras estos pensamientos llegan los mejores: sueñas con una muerte lenta y dolorosa para ese ser que te ha fastidiado, y que te ha atravesado el corazón con una daga.

¿Qué necesidad tenía de hacer daño?
¿Por qué narices se le ocurrió hacer lo que hizo?
¿No hubiera sido mejor que se golpeara la frente contra el filo de una mesa de mármol?

...
Vives con resentimiento, con deseos de venganza.
Con ganas de ir a su casa, coger la alfombrilla que pone "bienvenidos", y hacérsela tragar.

...

Pero no.
Luego te das cuenta que tú no eres así.
Que no vale la pena guardar rencor, ni odio.

Esa persona te empieza a dar pena.
...

Así que un día te levantas, decides cortar por lo sano y vivir con el equipaje justo para correr por la vida con cierta alegría.

Le llamas. Le llamas sin pensar lo que le vas a decir, porque si lo piensas, lo más seguro es que la lies.

...

- "Buenos días. No hace falta que me digas nada.
   Soy yo, y te llamo para decirte que te deseo un buen año.
   Y que ya todo pasó.
   Hasta luego".

...

No era tan difícil.
Y ahora, sientes que te has quitado un peso de encima.

Una losa que te pesaba, cada día.

...

Y no lo has hecho siguiendo las enseñanzas de nadie, ni los preceptos de ninguna religión, ni tan siquiera porque alguien te lo pidió.

Lo has hecho por tí mismo.
Y con el perdón te llega la paz.

Entonces, te miras al espejo, y descubres asombrado que hoy estás más guapo.

Tal vez, porque perdonar sea una manera de quererse a uno mismo.

...

Eres igual de pobre, bestia, perdido y estás igual de liado que ayer.

Pero guapo, mucho más guapo.

...

Justo lo que el JEFE, desea para tí.
.

domingo, 16 de diciembre de 2012

SUEÑOS REALIZABLES ( 22 ): TARRACO.

El Puente de la Constitución viajé a Tarraco con un numeroso grupo de madrileños.´

Estos son los chicos:


Y éstas las chicas.



Mi hermano Tomae nos recibió con las banderas de su pais, ondeando en los balcones.



Así que no tuve más remedio que proceder a cortarle el cuello con una espada de acero.



Mi hermano, para vengarse, rompió en varios trozos un escudo de mi pais, que venía en un paquete de tabaco.



Así que procedí a cortarle el cuello de nuevo, pues la primera vez no lo maté del todo.



Tras estos momentos de gran tensión, mi amiga Sunsi se solidarizó con mi hermano Tomae, y procedió a romper un contrato matrimonial que traíamos preparado desde Madrid, con el fin de proceder a una boda multitudinaria entre madrileños y catalanes.

El trato matrimonial se rompió de forma traumática, y los novios tuvieron que pasar a amarse en la clandestinidad.



Una vez que mi hermano fue atravesado por la espada madrileña, procedí a pagarle los 500 pavos que le debo, con un cheque sin fondos.

He aquí el histórico momento de la entrega del falso talon.





Mi hermano Tomae aprovechó la ocasión para fotografiarse con una bella turista rubia, quien a pesar de no saber ni catalán ni castellano, entabló una amistosa conversación de cuyas consecuencias esperamos pronto noticias jubilosas.



Nada más conocer la acción de mi hermano, intenté imitarle con ahínco y perseverancia; no paré hasta encontrar unas chicas guapas, con las que me fotofrafié para la posteridad más inmediata.




Lo cierto es que Cataluña es una tierra muy bella, donde puedes encontrar acantilados asombrosos:




Teatros romanos a la orilla del Mare Nostrum.






Bellas bóvedas de ladrillo.



O un momento de paz, escuchando el sonido del agua en un monasterio cisterciense.





Pero, si me lo permitís, os diré que lo mejor del viaje fue disfrutar con mis hermanos catalanes, los cuales nos trataron con mucho cariño, mientras que nos mostraban su tierra y su alma.

Gracias, hermanos. Os debemos una bien gorda.

...

PD: Me ha encantado también, llevarles la contraria a los políticos que tratan de enemistarnos.

Lo llevan claro con nosotros.

...

¡ Viva la libertad !






...

viernes, 14 de diciembre de 2012

SUEÑOS REALIZABLES (21). REZAR A LO BESTIA.




ODA AL NIÑO JESUS.

Ahora que tengo,
vuestra atención pillada,

aprovecho para decir,

aquello que me viene en gana.



Supongo que seréis,

seres vivos, ná maduros,

humillados, maltratados,

con el bolsillo vacío,

vamos,

¡que no tenéis ni un duro!



Es posible que de amigos,

andéis un poco flojeras,

pues los podemos contar,

con una mano siquiera.



Que no veamos futuro,

que no obtengamos trabajo,

que nos vayamos todos,

de una vez al carajo.



Así que pobres estamos,

sin amigos y sin dinero,

más solos que la una,

perdiditos y sin sombrajo.



Pues yo os recuerdo señores,

que Cristo nos visitó,

y como nosotros pasó,

las de Caín sin pudor.



Que no tenía señores,

ni un sitio donde le parieran,

y cuando se dejó la barba,

le colgaron unos guaperas.



Que la mula de milagro,

le prestó calefacción,

pues en Belén hacía,

frío sin compasión.



Que el buey tenía,

un olor repulsivo,

aquel establo hedía,

y la paja les cubría.



María la pobreta,

parió como un animal,

pues no se lo cubría,

la Seguridad Social.



Y a S. José, pobrecico,

le llamaron cuernazos,

pues no se entendía,

ser Santo y padrazo.



Y para rematar,

a Jesús le confundieron,

con terrorista sangriento,

y le clavaron abierto,

de brazos y pensamientos.



¿Era mejor su situación,

que la tuya, so animal?

¡No te das cuenta,

que frente a su situación,

la tuya no está tan mal!



Así que sería,

de bien nacidos reconocer,

que al que le dieron más tortas,

fue al que nació en Belén.



Pronto celebraremos,

que vino un amigo a vernos.

No seamos injustos,

no finjamos la alegría.



Seamos bravos y sinceros.

Y recemos un ratejo,

en la iglesia o en el bar,

en la carretera...

o al empezar a cenar.



Pues si nos ponemos a pensar,

y nos dejamos de tonterías,

sólo tenemos un amigo,

que le echó coraje y alegría.



Se llama Jesús y es tu amigo,

se merece tu oración,

aunque viajes en un camión.

¡No me seas un tontón!



Y si te vienen bien putas,

como es tan frecunte hoy,

inca tus rodillas en tierra,

pues por un amigo así,

no se encuentra ¡so viruta!



Se sincero y reza,

pues más bien pronto que temprano,

conviene tener cerca,

a Nuestro Señor Jesucristo,

aquel que de verdad,

se comporta como hermano.



Y si te falla la fe,

si estás hasta las pelotas,

si te importa una higa,

esta pedorreta;

mira con respeto,

a este tonto que reza.



Pues no soy yo quien escribe,

sólo soy un camionero,

que recorre los caminos,

que os saluda con afecto.



Abre tu corazón, hermano,

que en esta Navidad,

el que os manda un mensaje,

es el enano, recién nacido.



El que manda...

de verdad.



El Enano Divino.

martes, 11 de diciembre de 2012

SUEÑOS REALIZABLES ( 20 ) : ACORDARSE DE TÍ.

Hoy me he acordado de tí.





Sé demasiadas cosas tuyas.
Tantas, que con mirarte a los ojos leo tu alma.

Sé, que a tu lado la vida vibra.
Tanto, que al final tendemos a reirnos.

Sabes, que en los momentos difíciles podemos contar con el otro.
Tanto tú, como yo. Y por eso, nos alegramos al vernos.
Y se nos arruga el corazón, si estamos lejos.

 Cuando algo te hace feliz a tí, a mí me gusta verlo. Sabes cómo me alegro.
...

Ahora tranquilidad, mucha tranquilidad.
Sólo piensa de vez en cuando en lo bueno.

 Porque eso, te lo has ganado. Y no tiene precio.
 ...

Nada de lo bueno que nos ha ocurrido, tiene precio.
Por eso, tiene mucho valor. Y tú lo sabes.

Pequeñaja.

.

lunes, 10 de diciembre de 2012

SUEÑOS REALIZABLES (19) : EL REGRESO

Desde la Tarraco de mi hermano Tomae hasta el Madrid de Driver, hay 560 km.
Ayer tarde-noche me los recorrí de una tacada, parando sólo a repostar en cinco horas de conducción.
...
Acabé cansado, pero obtuve mi recompensa.
...
Atravesé la población de Montblac, donde las montañas de la parte lejana del cuadro, están cubiertas de nieve.
Crucé el desierto de los Monegros, donde si te pierdes sin cantimplora irás de cabeza al infierno.
Al cruzar Zaragoza te podías ir a Bilbao, o a Castellón, o a Copacabana.
Atardecer en Calatayud, donde la piedra roja te devuelve los destellos de luz, desde la circunvalación.
Adelanté a una furgoneta danesa, con una familia de pelirrojos en su interior.
Remonté varios puertos de montaña, donde el termómetro se había lanzado al vacío del menos cero.
Vi torres de telecomunicaciones, iluminadas en lo alto del monte de los olivos.
El rastro del trabajo humano, en las cunetas y en los campos.
Camiones de transporte en dirección a un mercado, que ahora está cerrado.
Los reflejos de los faros de varios coches, repletos de bandoleros.
Una chica en un coche azul, vestida de negro.
La oscuridad de la curva, iluminada por tus propios faros.
La intensidad luminosa de Guadalajara, a las diez y media de la noche.

...

El mundo oscuro del domingo por la tarde, iluminado por los faros de mi coche.

...

Somos caminantes, conductores, amantes bandidos y mercenarios de una guerra sin fin.

...

Y conducimos en la noche, buscando en cada curva la mirada entrañable de la chica de los ojos azules.

Esa mirada, que a tí, te salvará la vida.





...



martes, 4 de diciembre de 2012

SUEÑOS REALIZABLES ( 18 ) : PARTIR.

Me he pasado la mitad de mi vida despidiéndome, en muchas partidas.
Y la otra mitad llegando a alguna parte.
...
Lo cierto es que no me gusta ni una cosa ni otra. Las partidas me resultan tristes, y las llegadas abrumadoras.
¿Bien chico, tú cómo te diviertes entonces?

La verdad de mi vida es que cuando más a gusto estoy es en el viaje.
...

Cuando te despides, ves la cara de la persona querida, y sientes que el paso del tiempo se la marcará inexorablemente.
Aquel amigo jovial y alegre, se acaba por convertir en un seboso administrativo.
La chica de los ojos verdes se acaba casando con un representante de joyerías, y por lo que parece, el brillo de sus pupilas termina por difuminarse.
Aquel otro, lleno de fe y esperanza, se convierte en un escéptico empedernido.
Y la chica de los ojos verdes, acaba apuntada a un gimnasio, más que nada para matar el tiempo.

...

Cuando llegas, ves un montón de caras nuevas.
Algunas parecen sinceras, pero otras ya desvelan que representan un papel.
Y tú, sin ganas de desvelar secretos, sin carnet de detective y con poco tiempo, pasas por sus vidas de puntillas.

...

Pero, cuando viajo, me reconcilio con unos y con otros; me oxigeno, y las ganas de vivir intensamente se alimentan mirando las rayas de la carretera.
Hay una inmensa cantidad de cosas que observar cuando viajas:

Las casas se construyen de otra forma.
Los ríos zigzaguean con otras cadencias.
Algunos naranjas del atardecer presentan tonalidades diferentes.
Las gentes andan a otro ritmo.
Incluso la perspectiva del campo te vuelve a descubrir que los pájaros vuelan en grandes bandadas.
Y que el viento peina el cereal.

Un grupo de tres árboles en la ladera de una colina.
Una casa de peones camineros, con una luz encendida.
La línea del ferrocarril, delineada sobre un puente sostenido por arcadas.

También hay campos de flores.
Y tierras de labranza.
Y un bosque, donde viven varias familias de ardillas.

...

Paras en el arcén.
No hay nadie.
Asfalto y gravilla, al principio.
Hierba y terrones pardos, después.

Avanzas.
Dos vacas a lo lejos.

Llegas hasta el lindero de piedra.
Detrás de él, una dehesa.

Y entonces, solo contigo mismo, miras hacia arriba, en paz.

No hay despedidas dolorosas, ni bienvenidas circunstanciales.

Es lo más cerca que vas a estar de tí mismo.

...

Así que respiras profundamente.

Como si quisieras tragarte todo el aire del mundo.
...

Miras hacia arriba y lo sueltas:

"Gracias, Jefe. Se agradece el rato".

...
Mientras que me ajusto el cinturón de seguridad, cierro un momento los ojos.

Veo puntitos rojos.

¿Son amapolas, o son mis sueños?

Lo ignoro.

...

Y vuelves a la carretera.
Donde no hay despedidas ni bienvenidas.

Y tu alma, por un momento, es completamente libre.

.



...
.






...

lunes, 3 de diciembre de 2012

SUEÑOS REALIZABLES ( 17) : AMARLA EN CATALUÑA

Te lo tengo que decír, con todo el cariño del mundo, pero te lo tengo que decir.
A veces, para saber de verdad algo, no hay más remedio que armarla.
...
Sí, es posible que la teoría te diga una cosa, que los periódicos otra, que tus amigos tengan una sólida opinión al respecto, incluso que tu familia disienta de forma diametralmente opuesta.

Pero tú tienes la sospecha que detrás del asunto hay intereses, mentiras, ideologías, algún negocio oscuro y maldad, mucha maldad.

...

Todo esto viene a cuento de Cataluña.
Es ésta una tierra que amo por varios motivos, todos ellos personales.
Mis motivos personales suelen tener nombre de personas, por eso mismo les llamo motivos personales.

Llevamos unos meses con demasiada información sobre esta tierra, donde cada coma, cada adjetivo y todas las aseveraciones hay que medirlas con una balanza electrónica.

Y ya me he cansado.

Y cuando me canso, suelo hacer cosas raras.

Como por ejemplo organizar una excursión de veinte personas de Madrid, a Cataluña.
Y juntarlos con mis amigos de allí.
Y armar la gorda.
...

Es así.
En tu vida te vas a encontrar con situaciones complejas, reuniones explosivas y con maldad, mucha maldad.
Te daré un consejo, arma la gorda.

El que mantiene la iniciativa, tiene las de ganar.

...

Me voy, con una caravana de coches con matrícula de Madrid a disfrutar de la hospitalidad de mis amigos catalanes.

Y que arda Troya.
...

Porque las cosas que nos cuentan, la manera con la que nos informan, las falsas acusaciones que nos arrojamos unos a otros, la mala leche latina y unos cuantos intereses de partido, son una falacia,
una mentira, un embuste, una traición, una falta de honestidad, un despropósito y una estafa a los ciudadanos.

Cuando la verdad es muy simple.

Me voy a Cataluña, con mis amigos, a ver a mis amigos.
...

Y que arda Troya, los troyanos y todos aquellos cuyos intereses pasan por separar a las gentes.

No te fíes de ellos.

Sólo les interesa tu cabreo.

...

Sé listo y viaja.

Ármala allí donde estés.

La Felicidad es una empresa internacional.

Desde antes que los romanos, quienes ya sabian que entre armarla y amarla, sólo hay una simple letra.

Tan pequeña, como tú quieras que sea.

...






viernes, 30 de noviembre de 2012

SUEÑOS REALIZABLES ( 16 ): NEW YORK

Hoy me gustaría contaros un cuento real.
La verdad es que si recuerdas, tu vida es una película llena de diferentes escenas.
Y siempre suena una canción.
...

Pasó que cuando yo era adolescente, mi familia vivía en una ciudad, y yo estudiaba en otra.
Y cuando estaba a mitad de la carrera universitaria, mi padre se quedó sin dinero.

Aquello nos obligó a reaccionar a todos, a tomar decisiones.

Lo primero que decidí, y esto lo recuerdo con bastante cariño, es que no me quedaría en la ciudad de mis padres.
Sin dinero y sin trabajo, decidí coger un autobús de linea, en dirección a Madrid.
Con 21 años, un buen motivo para tomar esa decisión es que había nacido allí. De casualidad, pero allí.

Llevaba tres mil pesetas en el bolsillo, y el autobús costaba seiscientas.

Hacía calor aquel verano. Compré el billete. Mi bolsa llevaba un poco de ropa y unos libros.
Me puse en la cola para subir.
Estudiantes, familias, gente solitaria, algún militar con el cuello moreno por el sol.

Mi padre me llevó a la estación y se despidió de mí.

Me senté en el asiento, justo detrás del conductor. Vería el futuro venir de cerca.
...
Aquellos conductores de autobuses eran el único enlace entre dos mundos, dos ciudades muy distantes.
Vaqueros, camisa azul con el escudo de la Compañía, zapatillas de deporte, una pulsera de cuero en la muñeca, y la mirada azul de haber dado la vuelta a varios continentes.

- "¿Vas hasta Madrid, chico"
- "Sí, allí voy"

- "Sin trabajo y sin dinero, ¿cierto?"
- "Cierto".

- "Bien, entonces te hace falta una canción"

Aquel conductor se regía por unos principios no escritos, que él manejaba con total naturalidad.

Abrió una bolsa de plástico del supermercado, buscó en sus entrañas y sacó una cinta de casette.

- "Igual es un poco mayor para tí, pero la canción lo merece"

El conductor puso los Grandes Exitos de Frank Sinatra, cerró las puertas del autobús, lo puso en marcha y arrancó.
Una avenida junto al Mar, con palmeras en ambos lados, se deslizaba despacio.

Allí estaba todo lo que había amado durante quince años. Familia, amigos, lugares.

Todo, absolutamente todo, quedaba atrás para siempre.
...

Y entonces sonó, la mejor versión de la mejor canción, en el mejor momento.






Parecía que Frank la había compuesto para mí.
Es más, la letra se me presentaba en libre traducción.

"Nada sabes de tu destino,
ni siquiera si viajas con tus sueños.

No tienes absolutamente nada que perder,
ya estás bastante perdido, chico.

Y a pesar de ello,
 es un buen momento de tu vida"

...

Creo que el autobús iba a ciento veinte, pero yo escuchaba aquella música a  trescientos.

...

El conductor atravesaba la Meseta, luchando contra el viento lateral que golpeaba el autocar.
A cada golpe de volante parecía advertirme algo. Como si el futuro fuera una serie de cambios de dirección.
...

Al llegar a mi destino, una chica con un jersey rojo me esperaba en la estación de autobuses.
Moreno y guapa.

Nos besamos, como si fuera la última vez que fuéramos a hacerlo.

...

La verdad es que si recuerdas, tu vida es una película llena de diferentes escenas.
Y siempre suena una canción.

...

jueves, 29 de noviembre de 2012

SUEÑOS REALIZABLES ( 15 ) : BAILAR CON GIGANTES.

Lo siento en el alma, pero te lo tengo que decir.
Estás acojonado.

Sí, nada más verte la cara me he dado cuenta.
Tienes el miedo metido en los huesos, hasta el tuétano.

Venga, sé sincero.
Ultimamente duermes mal, no ves ninguna salida, y no sonríes nunca, canalla.

Poco a poco, sin casi darte cuenta, te has metido en un lío de mil diablos.
No sabes cómo, pero estás ahí.
Lo peor es que no conoces la manera de salir.

Y encima, tengo que venir yo, un pardillo, a decírtelo.
...
Si crees que tengo alguna solución para tí, vas listo.
A no ser...
Sí, igual te vale; lo mismo te cuento un cuento y te lo crees.
Y me mandas al infierno, que es donde me quisieras mandar ahora mismo.
Estás con ganas, pero no te atreves.
Voy, te digo que eres un acojonado, y me sigues leyendo.
Tienes la esperanza de que te descubra algo.
...

Bueno, te dire una cosa, amigo.
En realidad sólo hacemos las mismas cosa que los chimpancés. Imitar lo que vemos.

Ésa es la clave de solucionar tu situación, canalla, pardillo, acojonado.

...

Recuerda.
Es fácil.
Tu tatarabuelo no era mucho mejor que tú.
Y lo hizo.
Tu bisabuelo llegó tarde, mal y nunca, pero le dio tiempo a intentarlo. Y no lo hizo mal.

Tu abuelo, al que conociste poco, era un tipo con una gran forzaleza.
Hizo lo que hizo, simplemente porque era lo que quería hacer.

Bien, llegamos al punto importante.
Tu padre.

Piensa en él. Un poco canalla como tú; en su época un poco pardillo también. Y aunque no se le notaba, en el fondo estaba algo acojonado. Como tú.

¿Y qué hizo?¿Qué carajo hizo aquel hombre, el que junto a tu madre te trajo al mundo?

Pues mira chico, yo no sé lo que te habrán contado unos y otros. Es más no tengo ni idea de quién es tu padre y de qué tipo de persona se trata.

Sólo recuerda la verdad.

Que había un plato de comida encima de tu mesa.
Que dormías en una cama, con sábanas en verano y con mantas en invierno.
Que cuando abrías el grifo de la izquierda, salía agua caliente.

Que cuando los bestias del barrio intentaron darte una paliza, él te aconsejó que te enfrentaras a ellos.

Cuando entrabas en el baño, te gustaba oler el perfume de su colonia. Era tranquilizador.

Y cuando intentabas dar los primeros pasos en tu vida profesional, el que te ayudó fue él.

Y el que te invitó a tres cervezas cuando Carmina se fue con otro, fue él.

Y al que oiste llorar cuando el funeral del abuelo, él también.

Y el que repartía los puros el día de tu boda, él mismo.

...

Así que yo, que no tengo ni idea de quién es tu padre, te voy a dar un consejo.

Si vive, le llamas ahora mismo (ni acabes este cuento), y le dices que le quieres.
Si ha fallecido, le haces una visita, y le dices también cuáles son tus sentimientos.

...

Y mañana, cuando te levantes, hazte un favor.

Trata de imitarlo.

Es un gigante.

...

Y deja ya de estar acojonado.

...

Ahora sí. Ya me puedes mandar al infierno.

Te sentirás mejor si lo haces.

Canalla.

...

martes, 27 de noviembre de 2012

SUEÑOS REALIZABLES ( 14 ) : SUEÑOS ILUSTRADOS.






A veces ocurre.


Lo que te rodea es monótono, gris y aburrido.
Ni un trazo de color, ni una palabra amable.

Hay épocas en las que las personas de tu entorno están bastante indignadas y cabreadas, y tú intentas acercarte, pero nones.
O no hay tiempo, o no hay ganas, o ambas.

Es entonces cuando hay que hacer algo diferente.
Yo propongo rellenar cuadernos.

Sí, es barato y es fácil.
Entras en una papelería y te compras un libreta que te guste y un útil de escritura a tu medida.
Es un placer. No hay dos seres humanos que se vayan a comprar la misma libreta ni el mismo lápiz.

Las hay de todas las medidas , texturas y gramajes.

Y de lápices, la bomba.

...

A mí me gustan las libretas muy grandes, con las hojas en blanco, sin rayitas.
Y de lápiz, un rotulador de punta muy fina. Para que no se pueda borrar ni un trazo.

...

Y entonces, puedes hacer practicamente de todo.
Desde escribir un cuento, hasta dibujar un rincón de tu ciudad, hasta inventarte un sol que te guste.

Y cada hoja es un mundo diferente.

Sí, ya se lo que me vas a decir, que no sabes escribir bien, o que no sabes dibujar decentemente.

Pues no, estás en un error.
...

Si le das la libreta a un señor del Sahara, te pintará una duna, con toda seguridad.

Si se la das a un esquimal, un iceberg cae fijo.

Los indios de Norteamérica, suelen inclinarse por dibujar plumas. Se les da bien.

La gente de las mesetas, gustan de dibujar mares de cereales.

Los habitante de la costa acaban pintándote unas olas.
...

Te lo digo yo, que me he pasado un montón de horas dibujando al aire libre, y siempre se te acerca alguien a preguntar, y si le dejas la libreta, te pinta algo.

Así de sencillo.




...

Hay una parte de tu cerebro que se mueve cuando dibujas.
Inténtalo, aunque sean unas simple rayitas verticales y horizontales que se cruzan.

Te vas a sorprender.
Entran a funcionar unas conexiones neuronales que tenías sin funcionar desde hace mucho tiempo.

Y producen un placer interno, suave y gratificante.

...

La Biblioteca Nacional está repleta de cuadernos de dibujo, donde los grandes artistas hacían ensayos para las figuras de sus cuadros.
Allí puedes encontrar todos los volúmenes que en dos dimensiones, llegan a tu cerebro como tres.
La maternidad.
La pasión.
La amistad.
El odio.
La paz.
La venganza.
El trabajo.
La muerte.
El esfuerzo.
El nacimiento.

Todos, toditos los conceptos posibles, son sugeridos por líneas rectas, que se cruzan, sombras, curvas abiertas y sombreados.

Verlos es un placer.
Sentirlos un gusto.

Imitarlos, una bendición.

....

Cómprate una libreta y deja que tus sueños surjan.

Vas a notar que mejora tu vida.

¿No te acuerdas cuando eras niño y te lo pasabas de miedo con un lápiz?

Pues eso, chico.

Lo mismo.


...

viernes, 23 de noviembre de 2012

SUEÑOS REALIZABLES ( 13 ): ECHAR UNA MANO.

Hace tiempo que la venía observando.
Una chiquilla de poco más de veinte años, que comía en el mismo restaurante que nosotros.
Se sentaba sola en una mesa y se tomaba su menú.

Debía de trabajar por la zona, y por su corta edad sería su primer trabajo.
Iba arreglada, aunque de forma humilde.
Y tenía esa carita que tiene la gente que empieza  trabajar y se enfrenta al mundo de los adultos.
Una mezcla de sorpresa y respeto.

A mí me producía una gran ternura, pues imaginaba que algún día mis hijas pasarían por un trance parecido.

...

Mi mesa la compartía con un albañil de 130 kilos, fuerte como un toro.
Durante toda su vida profesional, el hombre había desarrollado una musculatura que para qué las prisas.
Creo que si se lo hubiera propuesto, me habría partido el cuello con un chasqueo de sus dedos.
Es un buen hombre, tranquilo y bonachón.
Trabaja a un ritmo fijo y continuado.
Y razona bien, cuando razona.
Que a veces no lo hace.

...

Salimos del restaurante y estiramos un poco las piernas, paseando por la acera.
En la de enfrente, la chica veinteañera estaba junto a una moto con pegatinas juveniles.
Sería la suya.

...

De pronto aparecieron tres tipos y empezaron a bacilar con la chica.
Que si la moto por aquí, que si tu pantaloncito por allá, que mira tú qué ojitos tiene mi niña.
Y ella se asustó.

...

Ciento treinta kilos son muchos kilos, pero si se enfadan, pueden desarrollar el trabajo de trescientos.

Fue todo instintivo, sin pensar.
Mi amigo el albañil estaba viendo la escena de reojo, hasta que algun fusible estalló en su cabeza.
Dejó plantada nuestra conversación y se fue directo hacia ellos.
Al atravesar la calzada, se cruzó con un autobús de línea, el cual tuvo que pegar un fuerte frenazo.
Los tres tipos miraron al albañil, y éste aprovechó para subirse las mangas de la camisa, ahí, enmedio de la calle, frente al autobús parado.

Se acercó al grupo de la chica y los tres tipos.
Lo primero que hizo fue coger la moto, arrancarla y ayudar a la chica a que se montara.

Esto lo hizo sin hablar, que acojona más. Mucho más.

La chica se desplazó del lugar y se quedó parada en la esquina más próxima.

...

Lo que pasó a continuación fue corto y contundente.
El albañil se dirigió al más alto de los tres, y le cruzó la cara de un guantazo.
Así, como si lo estuviera haciendo todos los días, de forma natural.
Los otros dos salieron corriendo en dirección a Albania, donde quiera que se sitúe Albania.

Ni una palabra, ni una explicación, ni una frase.

El albañil se dirigió hasta donde yo estaba, y mirándome a los ojos me dijo:

"No me he podido aguantar"

...

A los dos días volvimos a coincidir con la joven en el restaurante de menús.
Ella dirigía de vez en cuando su mirada hacia nuestra mesa.
Tras varios titubeos, tomó la decisión.

Se levantó, pagó su menú, y se paró junto a nosotros.

Y dirigiéndose al albañil de ciento treinta kilos, le dijo:

"Muchas gracias por lo del otro día. De verdad, muchas gracias"

Y le regaló al albañil un pequeño almanaque, seguramente de la imprenta donde trabajaba.

La chica se marchó, y yo cogí el almanaque.

Por su reverso, los doce meses del año, apretujados como sardinas.
Por su anverso, la imagen de un ramo de flores.

...

Los ciento treinta kilos de albañíl se echaron la mano a la cartera.
Era una de esas que están más gastadas que las fachadas de las catedrales.
Una goma elástica la rodeaba.

El albañil quitó la goma, con gran ceremonia.
Cogió el almanaque que le había regalado la chica, y lo guardó, entre el carnet del Atlético de Madrid y el bono-bus.

...

Y luego me miró.

Me miró con orgullo.

...




...


jueves, 22 de noviembre de 2012

SUEÑOS REALIZABLES (12): CAMBIAR EL CURSO DE UN RÍO.


Resulta de suma importancia las cosas que les contamos a los niños.
Si creen en tí, ellos se las creen.
Y entonces ocurren cosas increibles.
...

Mi abuelo Emilio me dijo cuando yo era pequeño: "Una sola persona puede cambiar el curso de un río".
Como creía en él, me lo creí.
Y entonces ocurrieron hechos extraordinarios.

...

Tendría unos quince años, y me gustaba pasear por la playa con mi perro.
Un buen compañero, que al aire libre, se convertía en un alma salvaje.
Trotar, escalar, bañarse, bucear, perseguir pájaros, excavar, saltar.
Lo hacíamos juntos y lo hacíamos corriendo.

Un día nos tropezamos con la desembocadura de un pequeño río, en la playa de Río Seco, en La Torre de la Horadada, provincia de Alicante.

El río tenía un curso más bien pobre, de unos dos metros de anchura.
Al llegar a la playa y tropezar con las dunas, se embalsaba en un estanque que desembocaba tras numerosas curvas en el Mar Mediteráneo.

Y tú allí, con quince años y un perro, recordabas las palabras del abuelo Emilio.

Y como nadie miraba, ni te juzgaba, ni te lo exigía, estabas en condiciones de medirte a tí mismo.

Lo primero que hicimos fue construir un canal desde las aguas estancadas hasta el mar.
Directo, por el camino más corto.
Este canal tenía el ancho de una mano humana, que era el equivalente de dos patas de perro.
Lo digo porque mi perro, en cuanto me veía excavar, me imitaba.

Aquel trabajo lo hacíamos sin herramienta alguna, con las manos. Y con las patas.

El segundo paso era formar una presa en la desembocadura natural, donde acababa el agua embalsada y se estrechaba el curso del río para atravesar la duna de arena.
La forma de hacer la presa era acumular algunos troncos y maderas, clavarlas en la arena, y luego depositar el mayor volumen de arena en el menor tiempo posible.

Si eras rápido, en una hora tenías construída la presa.
Eso sí, sudando.

El tercer paso era el mejor. Solo había que esperar.
El agua se embalsaba en la presa, subía de nivel y buscaba la salida más próxima.
Entonces se encontraba con el canal abierto en primer lugar, y empezaba a empujar de forma natural.

Un placer. Ver el agua avanzar por donde tú habías decidido.
Ver cómo ella sola se abría paso a través del canal seco, llenándolo de vida y de empuje.
Y al cabo de otra hora, tenías el canal de medio metro de anchura, excavado por el mismo agua que buscaba una salida.

Habías cambiado el curso del río.

...

El tiempo ha pasado.
Mi abuelo Emilio ya no está a mi lado para aconsejarme.
Ni mi perro.

La última vez que pasé por esa playa, estaban construyendo una urbanización.
Un grupo de niños jugaban con teléfonos móviles.

...

A veces, agarro las manos de mis hijas.
Se las acaricio un buen rato.
E intento transmitirles alguno de los mensajes que mi abuelo me grabó en el alma.

...

Ayer tuve un día complicado.
Volví a casa.
Mis hijas estaban leyendo.
Las besé y me puse las zapatillas de estar en casa.

Bebí agua. Un vaso de dos tragos.

En el pasillo se había fundido una bombilla.
Fui a cambiarla.
Entré en el cuarto de mis hijas para coger una silla.
Y lo ví.

...

Un dibujo en la pared.
Un niño y un perro excavando un canal en una playa.

...

Salí a la terraza y me encendí un cigarrillo.
Metí la mano en un macetero. Excavé.

Olí aquella tierra.
Y sentí el perfume de los sueños.
...

Tierra mojada, en la mano de un niño.
Capaz de cambiar el curso de un río.

...

Tintinean las luces de la autopista.
Unas son blancas. Vienen de frente.
Otras rojas. Se alejan.

...

Como los consejos de mi abuelo.

...

Resulta de suma importancia las cosas que les contamos a los niños.
Si creen en tí, ellos se las creen.

Y entonces ocurren cosas increibles.

...

Como cambiar el curso de una vida.



Del río de tu vida.

...

martes, 20 de noviembre de 2012

SUEÑOS REALIZABLES ( 11): EL HOMBRE QUE CALCULABA.



Andaba un verano por tierras de Almería.
Es ésta una tierra africana que se desgajó de su continente, viniendo a quedar amarrada en la península ibérica.
El calor es intenso, el agua escasa, el polvo cubre los caminos, y el sol naranjea a cualquier hora del día, con una intensidad abrumadora.
Allí descubres que las aletas de tus narices se pueden mover como las de los reptiles, agrandándose por momentos para tomar el mayor volumen posible de aire.
La Luna, reflejo del desértico día, no es blanca; refleja en un azul anaranjado las radiaciones acumuladas sobre la tierra abierta en canal.
...
Fui con la familia a un pueblo, donde se vendía cerámica.
Al rato descubrí que todas las tiendas de cerámicas estaban repletas de turistas, que como nosotros se querían llevar un recuerdo para ponerlo en un aparador en Móstoles.

"Me voy a tomar un café, estoy por la Plaza".
Y me piré solo.

Entré en un cafetín de pueblo, donde los parroquianos amarraban sus almas en la tarde de un domingo cualquiera.
Me senté en la barra y me pedí un café.
Sin prisas.

Al fondo del local había un señor mayor delante de un tablero de ajedrez.
Los jóvenes del pueblo se afanaban en ganarle.
Uno tras otro.

Me informó el camarero que aquel señor era "el ruso".
Un científico de la antigua U.R.S.S., que tras dejar su tierra, recaló para siempre en Almería.
Vivía de forma humilde, en una casa a las afueras, donde parece ser que tenía todo lo que necesitaba.

No hablaba casi nada de castellano.
Pero a él no le hacía falta el lenguaje oral, ni el escrito.

Su fuerte era el lenguaje universal de las matemáticas.

Daba clases de matemáticas en el Instituto del pueblo, a un reducido grupo de alumnos aventajados.
Se me informó que uno de sus alumnos consiguió una medalla en las últimas olimpiadas matemáticas, gracias a la resolución de un problema de máximos y mínimos, para cuyo planateamiento había que tener mucho sentido común.
También les hablaba de la Mecánica de Newton y de sus aplicaciones en la carrera espacial.
Se le iluminaban los ojos.




Aquel hombre tenía su casa llena de libros de la Editorial Mir, la auténtica cuna de las matemáticas puras, las que se aprenden a doce grados bajo cero, mientras que tras la ventana la estepa siberiana grita al viento.

Me puse en una cola de adolescentes, para jugar una partida de ajedrez con el ruso.
Si perdías, pagabas su café.
Si ganabas, te hacían un homenaje, pues hacía tres años que cada domingo se repetía la ceremonia ajedrecística en aquel bar, pero nadie había conseguido ganarle.

Cuando me llegó el turno, me senté delante del ruso, hice un pequeño gesto de saludo, y moví el peon del Rey.

El ruso no me miraba. Estaba concentrado en la posiblidad de avanzar su álfil negro, en la jugada de dentro de veinte movimientos.
Mientras, yo sudaba analizando lo que podría pasar de aquí a tres tiradas.

No me ganó, me machacó de forma concienzuda, implacable.

Sus piezas se movían según una sinfonía clásica.
Las mías, parecían salir corriendo en todas direcciones, tras la explosión de un misil sobre el tablero.

Perdí, pagué el café y me dispuse a observar la próxima partida.

Me senté de forma que pude verle los ojos.

Eran claros y transparentes.
Reflejaban los conocimientos necesarios para poner en órbita el primer Spuknic.
Pertenecía aquel hombre a una generación, donde las fronteras entre el álgebra, las matemáticas, la música y la ingeniería, estaban difusas, alcanzando un todo en el conocimiento, donde las materias estaban relacionadas de raiz.

En su chaqueta asomaba una regla de cálculo, un instrumento de madera que hacía las veces de calculadora básica, antes del descubrimiento de las calculadoras digitales.

Y entonces me dí cuenta, que aquel hombre, con un simple instrumento de madera, estaba más cerca del conocimiento matemático, que los programadores de IBM.

Y sí, entonces fue cuando me empeñé en despedirme de él, dándole la mano.

El hombre que calculaba, el que me acababa de destrozar al ajedrez, el que había buscado refugio en una tierra desértica y lejana a la suya, me dirigió la palabra:

"Señor, cuando juegue, busque la armonía. Todo es armonía"

...

Y me fui del pueblo, camino del apartamento.
Pensando en eso de la armonía.

...

Aún hoy, cuando mis piezas salen despavoridas por el tablero de la vida, pienso en ella.

La armonía del hombre que calculaba, con los ojos iluminados.

....



...

lunes, 19 de noviembre de 2012

SUEÑOS REALIZABLES (10) : SER REY.



A lo largo de mi vida, he conocido personajes de todo tipo.
Donde menos me he movido ha sido en las altas esferas sociales, y a pesar de eso, conozco personalmente a un Rey.
...
Trabajo en obras de construcción.
Algunas veces hay que efectuar trabajos difíciles y peligrosos. En esos casos me gusta estar junto al peligro y al lado de la gente que lo ejecuta. Planificarlo, tomar las medidas oportunas, hacerlo despacio y observar atentamente el desarrollo del trabajo, por si hubiera que rectificar.
En estos casos pido voluntarios, pues un trabajo peligroso no debe hacerse por alguien que no esté seguro de lo que hace.
...
Hace unos años hubo que demoler la cimentación de un pilar de un colegio, sobre el que apoyaba la viga maestra del edificio.
Sujetamos la estructura con un armazón metálico, descargando de peso el pilar y la viga maestra.
Y luego, hubo que picar el hormigón de la cimentación, para reconstruirla y reforzarla.
...
Pedí dos voluntarios.
Dos africanos dieron un paso adelante.
Les expliqué cómo lo íbamos a hacer, y me aseguré que lo habían entendido.
...
Uno de ellos era enorme, fuerte, de intensa mirada.
El otro también, pero se mantenía en un segundo plano siempre.
...
El primero me dijo que se llamaba Mombasy, y venía de un pais del centro de África.
Su padre era el Rey de una tribu de la estepa, cazadores.
Le había mandado a trabajar a Europa durante dos años, para que conociera Mundo.

"Un día tú serás Rey, y debes conocer el Mundo para poder gobernar a tu tribu".

El segundo no abría la boca y estaba pendiente de todo. Creo que su función era proteger a Mombasy.
...

Una vez hechas las presentaciones pasamos a hacer el trabajo con mucho cuidado.
Mombasy era fuerte como un toro, y sabía escuchar.
El otro africano estaba a lo que le indicara su futuro Rey.
...

Una vez picada la cimentación y colocado el refuerzo, Mombasy extendió el hormigón.
Yo le expliqué el tiempo que tenía que pasar para que el hormigón endureciera, y que esa era la razón para no quitar el refuerzo provisional.

Mombasy estaba atento a las explicaciones. Se le notaban unas infinitas ganas de aprender.
Supuse que algún día levantaría una estructura en Centroáfrica, y que sería capaz de desarrollar los conocimientos adquiridos en mi pais.

Verle erguido, con 190 cm de altura, una musculatura extraordinaria y una curiosidad innata, fue lo mejor del día.
...

Al acabar la jornada me despedí de él.
Le dí la mano y él me la agarró con firmeza.

Le pregunté qué era lo que más echaba en falta de su tierra.

"El río. No entiendo como ustedes pueden vivir tan lejos de los ríos. En mi tribu, cuando acabamos el trabajo, vamos siempre un rato al río. Allí observamos el transcurrir de las aguas. Si la caza ha sido buena, le damos gracias a las aguas; y si ha sido un día sin caza, nos purificamos en sus aguas para así tener más fuerza para el día siguiente".

Mombasy ha sido una de las personas con más dignidad que he conocido.
Con el rompedor eléctrico en sus brazos, picando una zapata de hormigón, y con una mirada limpia y enérgica, se parecía a un Rey.

Por la sencilla razón de que ya lo era.

...

Me conformo con que algún día cuente una historia de Europa en su tribu.
Y que les diga a sus súbditos, que mientras que hubo peligro, yo no me aparté de su lado.

Y que sí, que cuando me marché, le hice una ligera reverencia.

Fue el único momento en el que su compañero africano me sonrió.

De una forma, imposible para los europeos.

...

Como sonríen los hombres que viven junto a los ríos de África.

...




.




viernes, 16 de noviembre de 2012

SUEÑOS TOTALMENTE REALIZABLES (9): SER ACTRIZ.

Hola.
Soy un cuento corto de una niña que soñaba con ser actriz.

¿Dónde se guardan los sueños?
¿En qué lugar de tu cabezota descansa tu alma?
...

Había una vez un planeta, que giraba alrededor de una estrella.
En aquel lejano lugar habían zonas con mucha agua, y zonas con mucha tierra.
En una de las zonas de tierra, vivía una niña que soñaba con ser actriz.

Aquel planeta lejano, estaba gobernado por el famoso agente 007, por los faraones, algunos intrépidos generales y..., piratas, muchos piratas.

La niña del cuento corto que soñaba con ser actriz, que vivía en un planeta que giraba alrededor de una estrella, que a su vez estaba gobernado por famosos actores, soñaba.

Soñaba por la noche, acurrucada entre las sábanas de su dormitorio, con intrépidas aventuras.

Unos días era Money Penny, la secretaria del famoso agente 007.
Otros, la pirata Barbarroja, viajando en un barco lleno de espadas y barriles de ron.
Algunos días era la directora de una famosa orquesta sinfónica, y no veas cómo movía la batuta.
Y otros, una aventurera en el Polo Sur, viajando en un trineo con perros blancos.

...

La niña del cuento corto, que soñaba con ser actriz, que viajaba en un planeta que giraba alrededor de una estrella, y que se acurrucaba entre las sábanas de su dormitorio para vivir intrépidas aventuras, se hizo grande.

Un día, cuando pensaba que todo el planeta estaba gobernado por piratas, se dio cuenta de una cosa muy importante.

En realidad, la vida en aquel planeta era una comedia de teatro.
Y tooodo estaba lleno de gente, que actuaba.
Cada uno de los habitantes, tenía un papel en aquella comedia de la vida.

Así que decidió ser la actriz protagonista de la suya..

....

Cuando se levantaba, sonaba música, y dirigía grandes orquestas sinfónicas.
Otras veces aconsejaba al famoso agente 007 la ropa que tenía que ponerse, pues iba a viajar a un pais muy lejano.
Pero lo mejor fue lo de los piratas.

Se compró un pañuelo y se lo anudó alrededor de la cabeza.
Una espada en el cinto.
Unas botas de cuero, bonitas que no veas.
Y un parche en el ojo.

...

Y salíó a la cxalle, en la zona del planeta donde había muuuuuucha tierra.

Disfrutando el resto de sus días con todas las oportunidades teatrales que aquel planeta, que era una comedia de teatro y giraba alredeor de una estrella, le ofrecía para hacer aquello que más le gustaba, de todo lo que le gustaba.

Ser actriz. El sueño de una niña pequeña.

...

Hola.
Soy un cuento corto de una niña que soñaba con ser actriz.

¿Dónde se guardan los sueños?
¿En qué lugar de tu cabezota descansa tu alma?

...

Creo que en los sueños de los niños, que duermen acurrucados entre las sábanas de su dormitorio, y viven, en un maravilloso planeta que gira alrededor de una estrella.

Donde todo es posible.

..

Atentamente. Driver.



jueves, 15 de noviembre de 2012

¡¡¡ BAAAAAANG !!!


Por cortesía del Sr. Tomae http://tarracoferma.blogspot.com.es/ y el inestimable apoyo de Marina http://marinahm.blogspot.com.es/, estamos invitados a participar en un concurso de micro-relatos.

Este blog y sus cientos de miles de seguidores, se unen a tan feliz idea.

Hoy 15-11-2012, a partir de las 22:00, podéis dejar aquí los relatos con los que vayáis a participar.
Se trata de inspirados en la foto arriba expuesta, contar en 50 palabras justas, un pensamiento, una ráfaga de luz, una anécdota, una emoción o la expresión de una idea.

Debido al colapso informático que seguro se producirá con la llegada de los miles de participantes, os ruego paciencia a la hora de colgar vuestros relatos, en el apartado de comentarios.

A todo aquel participante cuyo relato me haga tilín, o tolón, se le obsequiará con un cuento personalizado.

Dejar los relatos en este post, a modo de comentario.

Y a disfrutar, que es de lo que se trata.
...

Post Escriptum: (que viene a significar más o menos, que se me había olvidao poner algo).

Si alguien quiere publicar su texto acompañado de alguna imagen en algún lugar del texto, que me lo remita (texto, imagen, composición, color, tipo de letra...) a diego@fmorenoperez.com
Yyoyaito.
Que significa que yo, ya me encargo de ponerlo bonito en la entrada.

Post Data: (que nunca he sabido bien lo que significa, pero mira tú por donde lo tengo por costumbre)

Si alguien quiere participar y no sabe qué hacer, que me mande su microcuento a diego.2121@hotmail.es,
y ya me encargo de publicarlo. Así de fácil.

...............................................


MICROCUENTO ( Driver)

Contacto.
Rodadura.
Punto de no retorno.
Flaps.
....
Arriba.
Dos mil pies.
Doce bajo cero.
...
Potencia sesenta por ciento.
Calentar inyectores.
Ochenta por ciento.
Abrir toberas.
...
Si puedo conseguirlo, debo intentarlo.
Sí, ahora.
...
Dios vuela a la velocidad de la luz.
Los ángeles a la del sonido.
...

Ignición.

¡¡¡ BAAAANG!!!

Mach uno.

...

miércoles, 14 de noviembre de 2012

SUEÑOS REALIZABLES ( 8 ) : BAILAR.

Sí, lo se, no siempre se gana.

Te engañan, te equivocas, metes el cuezo, un golpe de mala suerte, una traición, estar en el lugar equivocado en el momento fatal, ser parte de un colectivo en el peor momento, salir sin paragüas, no comprar ningún número del sorteo, tomar la dirección equivocada, confundirte, no enterarte de las instrucciones o leer unas instrucciones mal redactadas.

Si, lo se, no siempre se gana.
Es más, si ganas siempre es que algo va mal.

Entonces..., ¿qué vas a hacer ahora?
...

Mas vale no pensárselo mucho.
Ha salido mal, el día se acaba.

Miras a tu lado; es un viejo amigo. Tiene la cara cosida por el sol.
El revoltijo de su pelo es indicativo de una mente desordenada, con caracolillos.
Lleva traje, pero le cae fatal. Se nota que no está acostumbrado a ir elegante.
Parece como si el sol y la tarde estuvieran dirigidos por sus pasos.
Y que los peces del mar salen cuando él pasea.

Me gusta oirle; aunque a veces no esté preparado para entender lo que me dice, me gusta oirle.

¿Por qué a veces nos fiamos sin motivo?

Y queremos que nos enseñen a bailar, en el momento más inoportuno.

...

Estamos construidos con barro arcilloso,
y nuestros deseos son a veces tan fuertes como nuestros sueños.

Hasta el hombre más fuerte del mundo, necesita un amigo.







...

martes, 13 de noviembre de 2012

SUEÑOS REALIZABLES ( 7 ) : ELEVARSE, DESLIZARSE.






Hace días que la imagen se me repite.
Voy a desayunar, y lo veo.
Arranco el coche, y está ahí.
Caigo rendido por la noche, y sigue a mi lado.
...
Cuando una imagen se me repite, tiene un significado.
Es como si mi cerebro quisiera decirme algo; y como no es fácil hablar con esa masa encefélica, ésta se comunica conmigo de cualquier forma posible.
A lo largo de los años ha desarrollado la costumbre de comunicarse conmigo a través de imágenes.
...
Son como centellazos.
Al principio no les daba importancia, pensaba que se trataría de algún reflejo, una ventana que se abre y su cristal hace que la luz se refleje.
Pero con el tiempo he aprendido a fijarme mejor.
...
Son imágenes que están ahí guardadas, en el disco duro.
Y por asociación de ideas, ¡plas!, aparecen cuando tienen a bien hacerlo.
...

A veces miras a un niño, y el cerebro te manda la imagen de una foto de un niño que tienes sobre el aparador de casa.
Otras, mientras conduces, vas a trazar una curva en un páramo por el que nunca habías conducido, y el cerebro te manda una imagen de una curva que tienes guardada en tu memoria.

...

Es un fenómeno aleatorio, no guarda orden ni concierto.
Simplemente pasa.

...

Llevo unos días con una imagen que se me repite.
Hace años, en unas competiciones de atletismo, lo vi.

En una carrera de 10.000 m. , un muchacho dio un traspiés y se dió de bruces con el tartán de la pista.
La caída fue de aúpa. Me dio la sensación que se  había deshollado las manos y las rodillas, al menos.
Dolía mirarlo, pues el tartán es muy duro, y el chico iba embalado.

Cae, sus compañeros le adelantan, algunos saltan por encima de él.

Pronto cobran una gran ventaja. Practicamente insalvable. Más de media vuelta. Mucho.

Y entonces el chico se levanta despacio, lentamente.
No mira hacia atrás ni hacia delante, sino que dirige su mirada hacia arriba.

Hace un gesto de dolor, y comienza a caminar.
Luego trota penosamente.

Vuelve a mirar hacia arriba y empieza a correr, reanuda su carrera.

...

Cuando observo una carrera, me gusta mirar tanto a los atletas como al público. La cara de la gente está exenta de mentiras en esos momentos.

Es limpia y transparente.

Miré al público, y muchos de ellos miraban al chico que había caído, no dirigían su mirada al grupo de cabeza, donde se desarrollaba lo que se suponía tenía el máximo interés.

...

Ultimamente se me repite mucho esa imagen.

Cuando circulo por la ciudad y un semáforo en rojo me permite observar a un grupo de viandantes.
Siempre que escucho historias por teléfono, cuando alguien me cuenta cosas de su vida, aparece la imagen.
Al conducir por el campo, entre lomas y colinas.

...

Anochece en Madrid.
Una ciudad demasiado enorme, cuyas luces tintinean la estela de unas avenidas sin olas.
Al fondo, el rugido de un tráfico ansioso por devorarte.

Las últimas luces del día implosionan sobre unas nubes viajeras.
Dentro de un rato estarán en la Sierra, o en la llanura; o en la Vega.

Veo a la gente abrigada, correr para alcanzar el autobús nocturno.
Dos policías municipales entran en una bar. Seguro que tienen frío.

El cielo, en un ademán de rebeldía, se prende por un instante de rojo.

...

¿Ves?, ya está otra vez ahí la imagen.

El chico que se levanta y mira hacia arriba.

...

Bajo la ventanilla y grito:

"¡ Vamos chico, vamos !"

...

Ya no se si le grito al chico, a la imagen del chico o a mí mismo.

"¡ Vamos, corre !"

...

Aprieto el acelerador, mientras que el chico de la imagen, se levanta.

Sobre el tartán de la vida.

Tiene su mirada fija sobre la mía.

Es firme, como la quilla de tu barca.


...

lunes, 12 de noviembre de 2012

SUEÑOS REALIZABLES ( 6 ) : AFECTOS.

Una chica, de nombre Marina, solicita un cuento.
Lo que más le gusta de todo lo que le gusta, es el afecto.

Y como es un sueño realizable, lo pongo en esta serie de cuentos.








AFECTOS.

Dicen que el interés mueve al mundo. Que el motor más poderoso con el que cuenta la naturaleza humana, es el interés.
Decimos, "tengo mucho interés en conseguir tal cosa", y allá que dirigimos nuestros pasos, usando todas las armas disponibles, incluso algunas de las no disponibles.

Pero no te creas todo lo que se dice.

...
Ésta es la historia de una chica, que quería ser feliz.
Vivía en un pequeño pueblo de pescadores, donde las familias vivían de lo que eran capaces de extraer del mar.
De madrugada salían los barcos, y cuando el sol nacía ellos ya estaban mar adentro.
Extendían sus redes en el mar, y dejaban los cabos flotando con unos corchos circulares y unas banderolas rojas, para pasado un tiempo, recoger el fruto de su trabajo.

Pescadillas, salmonetes, sardinas, algún pulpo y de vez en cuando una tortuga.

La chica que quería ser feliz, había observado durante su corta vida el ir y venir de las barcas de pescadores.
Algunos domingos ayudaba a su padre a coser las redes.
Y una vez que su hermano mayor se puso enfermo, le sustituyó en la barca.

Era una chica normal, que quería obtener todo aquello que las chicas normales quieren obtener en esta vida.
...

Su abuelo, el pescador más viejo de la localidad, había jurado no abrir la boca, salvo en el caso de preguntas interesantes.
La gente le preguntaba la hora, y el abuelo no contestaba.
Intentaban hablar con él del tiempo, y el abuelo guardaba silencio.
Cuando habían elecciones, nadie le preguntaba nada, pues ya sabían de antemano que su respuesta era el silencio.

...

La chica que quería ser feliz, al ver lo complicado de su misión, se lo preguntó a su abuelo.

"Abuelo: ¿qué debo hacer para alcanzar la felicidad?"

El señor, al considerar la pregunta interesante, le respondió:

"Debes pescarla con una red especial"

"Y..., ¿qué tipo de hilo he de usar para fabricar esa red?

El abuelo, tras reflexionar un buen rato, respondió: "Hilos de afectos". Y luego se tiró un mes sin hablar más.

...
La chica que quería ser feliz empezó enseguida a tejer su red.
"Empezaré por el principio y acabaré por el final", fue su primera decisión.
"No todos los hilos pueden ser igual de fuertes", fue su segunda decisión.
"Voy a tejer esta red sin prisas", fue su tercera y última decisión.

...

Durante el resto de su vida, la chica que quería ser feliz fue tejiendo su red de afectos.
Todos los días hacía algo al respecto.
Unas veces tejía y tejía, acumulano bobinas de hilo para despues utilizarlas.
Cuando ya tenía varias docenas de bobinas, se lanzaba a tejer, tardes enteras.
Y cuando tenía preparado una gran red, ataba sus puntas alrededor de un fuerte cabo, donde insertaba los flotadores de corcho.

...

Parece ser que la chica que quería ser feliz, y que se dedicaba a pescar con su red de cuerdas de afectos, realizó una gran cantidad de capturas.

Se le daban bien los niños y los ancianos, aunque de vez en cuando atrapaba un pez de su edad.
Un domingo pescó un delfín que se hizo amiga suya.

El delfín, al igual que su abuelo, hablaba muy poco; se reservaba para las preguntas interesantes.

...

Así que la chica que quería ser feliz, se hizo amiga del delfín, pues este mamífero conocía nuevas técnicas para atrapar la felicidad, que no requerían redes, ni hilos.

Pero esa es otra historia, que nuestra amiga deberá vivir por ella misma.

...

Ya se sabe, que los delfines que saben atrapar la felicidad, no son partidarios de hablar mucho.

Ellos prefieren jugar.

Jugar mientras nadan, saltando las olas de cada día.


Atentamente para Marina: Driver.

...

domingo, 11 de noviembre de 2012

SUEÑOS REALIZABLES ( 5 ): CELEBRACIONES.

CELEBRACIONES.




Hoy se celebra,
con alegria y boato,
el aniversario de Tomae,
¡feliz neonato!


Celebran su doceavo,
aniversario de enlace,
con cara de oveja,
la que tranquila pace.


Felicito también,
a mi bella cuñada,
a la que por dos veces,
la dejó preñada.


A resultas de tan próspera,
y feliz unión,
al mundo vinieron dos criaturas,
que pían a la manera de...
un lindo y rubio gorrión.


Madre e hijas,
de cabellos dorados,
gozan de salud,
belleza y ademanes...
que son muy salados.


En cambio mi hermano,
con barba revuelta,
tiene la lengua,
perdida y muy suelta.


Espero que hoy,
se estire un poquito,
que pague unas gambas,
que quitan el hipo.

Que rieguen de vino,
la mesa dominical,
que se aprieten un cordero,
a poder ser...,
muy tierno y lechal.

Les deseo que pasen,
mil años felices,
que se besen mucho,
y coman perdices.

Y más vale que mi hermano,
cuide a mi cuñada,
pues si no lo hiciera,
apareceré con mi daga,
dejándosela en el pecho,
muy firme clavada.



El amor es lo que tiene,
que hay días para todo,
desde bañar criaturas,
hasta comprarse un loro.


Me despido, tras recordar,
los guapos que estaban,
allí arriba...,
subidos en un altar.



Sus almas nadaban,
cual olas,
enmedio del mar.

jueves, 8 de noviembre de 2012

SUEÑOS REALIZABLES (4): MAXIMA FIDELIDAD.


Lo cierto chaval es que eres la bomba.
Te tengo una envidia que no veas.

Ni te afecta la crisis, ni el saldo de tu cuenta corriente te preocupa lo más mínimo.
Te las has arreglado para vivir como un marqués.

Gozas de una salud admirable, andas todos los días.
En tu vida has tenido que ir al médico.

En cuanto al amor, qué quieres que te diga.
Te las llevas de calle.
No sé qué les cuentas, pero las tienes loquitas por tus huesines.

Eres rotundamente feliz.
Se te nota en el brillo de tus ojos.
Brillan como las estrellas, de forma natural.

Encima eres buena persona.
Y los tienes bien puestos.
Todavía recuerdo el día que nos defendiste a mis hijas y a mí en aquel callejón oscuro.
Ellos eran tres, más fuertes y más altos que tú.
Y te lanzaste a por ellos, con más inconsciencia que conocimiento. Y aunque te las dieron bien dadas, aguantaste el tipo, dándome tiempo a poner a mis hijas a salvo.
Eso no se olvida, chico.

Además, ¿sabes lo que te digo? Jamás en mi vida he visto  nadie tan ponderado en sus opiniones.
Eres prudente y reservado; y eso con el paso del tiempo, se agradece.

Sabes guardar los secretos, y escuchas con paciencia.
No sabes el bien que me haces con eso.

Luego está tu sexto sentido. No sé cómo, pero me adivinas el pensamiento.
Te acercas o te alejas, según tu propio criterio.
Eso, junto a tu prudencia, hace de tu compañía un bálsamo.

Sabes estar chico. Sabes estar.
A pesar de tu baja procedencia social, tienes una clase que te rilas.
No desentonas nunca.

No sé de dónde carajo sacas tanta paciencia, sabiduría y sentido común.
Para no haber ido a la universidad, te considero un ser bastante culto.

Sabes muchas cosas, y las sabes compartir. Eso no lo hace todo el mundo.

Y luego está tu sentido de la libertad. Ahí es donde me duele.
Las cosas las haces de manera natural; nunca te veo forzado, ni guardando apariencia alguna.
Sinceridad en estado puro.

Además, eres un amigo muy fiel.
No preguntas ni juzgas. Estás a mi lado y me apoyas.

Me has sacado de varios apuros. A cambio de nada.
No eres interesado en absoluto.

Contigo he conocido el sueños de una gran amistad.
La máxima fidelidad posible.

...

Lo único que siento es que nunca vas a poder presentarme a tus padres.

Es lo que tiene ser un hijo de perra.

Un grandísimo hijo de perra.

...

miércoles, 7 de noviembre de 2012

SUEÑOS REALIZABLES ( 3 ): CIMENTACIONES.




El motivo de este post es felicitar a Sunsi y a Jesús por su 25 aniversario.
Hace 30 segundos que mi hermano Tomae me ha comunicado la efeméride, y me pongo a escribir sin pensar (bueno, normalmente es como lo hago).

Intentaré no ser demasiado meloso, pues mi querida amiga Sunsi es de lágrima fácil y de sentimiento rápido, y no es mi intención castigar su emotividad.

Así que hablaré sobre cimentaciones.

Sí; las cimentaciones son esas partes de las edificaciones que no se ven, que quedan enterradas y que no salen en las fotos ni de casualidad.
Su función fundamental es transmitir el peso del edificio hacia el terreno, en condiciones de estabilidad y de seguridad.
El terreno sobre el que se edifica algo es de naturaleza heterogénea, no cumple las leyes básicas de la mecánica racional ni de la lógica de la resistencia de los materiales.
Vamos, que cada terreno es de su padre y de su madre.

Encima suele llover, con lo que el agua tiende a recorrer los terrenos de forma aleatoria, disminuyendo su resistencia y haciendo el terreno menos resistente.

Debemos tener en cuenta además los terremotos, que es como cuando Juanito se la pegó contra la mesa del comedor el día de Navidad, y el pavo salió despedido a la velocidad de la luz hacia el tresillo.

Bien, como no tenemos más opción que levantar los edificios sobre los terrenos disponibles, los humanos hemos desarrollado a lo largo de los siglos la técnica de la cimentación.

¿En qué consiste básicamente?

Pues para entendernos, en encontrar una zona del subsuelo donde apoyarnos, sin que se vaya todo al carajo.

¿Cómo se construyen estas cimentaciones?

Pues para entendernos también, cada uno hace lo que puede, por decirlo claro.
....

Hay constructores que excavan una barbaridad y siempre buscando un firme mejor; acaban haciendo un agujero del tamaño de Irlanda, y se les acaba el presupuesto antes de empezar.
Los hay que preguntan a sus vecinos la naturaleza del terreno, hacen un pequeño agujero para verlo por sí mismos, y fiándose de la experiencia acumulada por los lugareños, traza su`propia solución.
Y por último están los inconscientes, aquellos que plantifican una torre de cien metros en el curso arenosos de un río; y claro, luego se quejan de las grietas.

Por si la cuestión no fuera lo suficientemente compleja, está el factor tiempo.
Resulta que levantas un bello edificio, y al cabo de 100 años ya no queda nada de nada, monada.
Ni los cimientos, ni una plaquita, ni una foto, ni una pintura.
Todo se lo ha llevado el viento del calendario, y si te he visto, no me acuerdo.

Así, que visto el estado del arte de la cuestión, ¿qué hago yo aquí hablando de cimentaciones en el día de un aniversario?

Pillado, estoy pillado.

A menos que...

A menos que me deje llevar y diga lo que realmente pienso sobre las cimentaciones que atraviesan el tiempo.
Que me acuerde  de las ruinas de Pompeya, del Capitolio, del Circo Máximo, que han pervivido porque fueron bien construidas.
Que nos indican una manera de trazar las bases de un edificio, con una mezcla de emoción, sentido de la proporción, economía, y una de cal y otra de arena.
Que nos transmiten una suerte de postura vital, al acomodarse al relieve escogido por los contrayentes.
Donde el paso del tiempo no es sino una forma autorizada de proclamar el equilibrio entre función y forma.
Y los hormigones del fondo de las zanjas, gozan de una soberbia resistencia al haber sido dosificados por una mano gloriosa.
Y su ejemplo a la vista, determina el quehacer diario de los jóvenes constructores que intentan levantar su primera edificación.

Sí, los buenos edificios tienen buenos cimientos.
Y aunque su traza sufre los envites de los avatares mundanos, se yerguen con una contundencia firme.

...

Suelo emocionarme cuando veo este tipo de cimentaciones bien construidas, pues me recuerdan que el hombre vino al mundo para levantar las mejores obras posibles.

Por eso hoy, siete de noviembre del año de Nuestro Señor, dos mil doce; aniversario de boda de dos querida personas...

Hoy precisamente.

Me apetecía hablar de cimentaciones.

De buenas cimentaciones, sobre las que se elevan los sueños.

....

Atentamente para Sunsi y Jesús: Diego.





martes, 6 de noviembre de 2012

SUEÑOS REALIZABLES ( 2 ) : LUX ARTIS.






Esta es la historia de un hombre, un circo y un truco de magia.
Si uno de los tres no hubiera existido, nunca habríamos disfrutado del truco.
...
Desde que el hombre es hombre, recibe los rayos del Sol, éstos se reflejan en los objetos y activan unas células muy especializadas que los seres vivos tenemos en el ojo, células bastones; desde allí y a través del nervio óptico, las imágenes llegan al cerebro, donde conocemos su color, textura, tamaño y aspecto.
Pero es una fantasía no universal, pues ese mismo objeto situado en otro mundo e iluminado por otra estrella, tendría otro aspecto diferente.

Desde que los humanos trabajamos, llega un momento en que la monotonía nos alcanza, y los mismos objetos que solemos ver, se nos tornan aburridos y sin alma. Esto hace que nuestro espíritu se contagie y pierda interés por lo que le rodea.

Es por esta razón por la que se inventó el oficio de mago. Unos señores que transforman lo que aparentemente vemos, en otras cosas, haciéndonos sentir la emoción de lo nuevo, lo desconocido, lo que nos sorprende.

Esta es la historia de un mago que intentó que cada día, la luz que nos envuelve, fuera de un color diferente.
Trabajó durante mucho tiempo con cristales de colores. Los cortaba y ensamblaba en estructuras metálicas que fijaban su posición; luego los iluminaba con distintos tipos de focos lumínicos y observaba las consecuencias de sus experimentos.

Tras muchas horas de trabajo, conseguía algunos instantes de gran belleza, pero ésta se le escapaba siempre. Duraba muy poco. Incluso a veces pensaba que había sido un instante de locura.

Trabajó así durante más de veinticinco años, convirtiéndose en un más que destacado orfebre de la cristalería, un tallador reputado, un fundidor de vidrio experto, un artesano sutil.
Pero su alma, salvaje y rebelde, buscaba algo más.
Necesitaba ver la luz en todo su explendor, y era consciente de que esa meta apenas si la había rozado.
...

Ocurrió entonces que un viejo y destrastalado circo recaló en su ciudad.
Era uno de esos viejos circos rusos que intentaban mantener la ilusión del espectáculo.
Su dueño, un siberiano muy mayor, estaba enfermo y sin descendencia, así que puso en venta la carpa del circo.
Era ésta una amplia estructura con forma de cono, que apoyada en pilares metálicos atirantados, sostenía un gran telón que alguna vez fue muy colorido.
Ahora, la cara interna del telón, la que veían los espectadores, estaba ennegrecida.

El hombre de nuestra historia le compró al siberiano la carpa, simplemente porque era grande.

Cuando le pagó, el siberiano le preguntó que para qué quería la carpa.
Nuestro hombre le respondió que lo que necesitaba era una caja negra, enorme, donde desarrollar sus experimentos con la luz.
El siberiano escuchó la historia de los cristales, la luz, los colores; incluso visitó su taller, pues los hombres de circo suelen tener curiosidad en general por todo.

Tras dos días en los que nuestro hombre le mostró al siberiano sus avances, éste adoptó una actitud muy pensativa.
Se tiró un día y toda una tarde pensando, y al final le dijo a nuestro hombre:
"He observado que tus experimentos dan pequeños resultados fantásticos, pero duran poquísimo, a veces el ojo humano es incapaz de observarlos".

"¿Se le ocurre algo?"-preguntó nuestro hombre.

"Deberías probar con la luz sobre una superficie que sea fija respecto al Sol".

...

Nuestro hombre, tras veinticinco años de trabajo, todavía tenía la ilusión de conseguir su objetivo vital.
Ver la luz en todo su explendor.

...

Bien, lo primero una superficie que sea lo más fija posible respecto a la posición del Sol.

Y fabricó un Péndulo de Foucauld, que consistía básicamente en una pieza muy pesada que oscilaba lentamente colgada de una cadena cuyo extremo aseguró a la cumbre de la carpa de circo.

Bien , lo segundo tallaré una gran cuerpo regular y lo usaré como pieza pesada en el péndulo.

Talló un icosaedro con cristal muy puro, de aristas perfectamente viseladas y con su masa perfectamente distribuida de forma regular, con el fin de que estuviera equilibrada durante las oscilaciones.

Bien, lo tercero va a ser pintar de negro muy oscuro la cara interior de la carpa.

Esto le ocupó más de dos meses, y necesitó la ayuda de otro hombre.
...

Y entonces llegó el momento de la verdad.
El instante en el que un hombre o consigue su sueño, o se estrella.

Pensó y pensó durante semanas; necesitaba una idea muy simple. Poderosa.

...

Prismas regulares triangulares. La forma simple y perfecta para descomponer la luz.

...

No hizo ninguna prueba previa, se lo iba a jugar todo a una carta, la de la ilusión.

Talló trescientos pequeños prismas triangulares regulares.
Los fijó a la cadena de la que pendía el icosaedro de cristal puro.

Y se fue a descansar.

...

Al día siguiente estuvo haciendo un resumen mental de su vida; lo que habia amado, disfrutado, luchado.
También se acordó de lo que había sufrido y de las cosas que se le habían torcido.
Esto le ocupó toda la mañana.

Por la tarde junto a su gente querida y los llevó al atardecer a la carpa.
Los hizo sentarse en los viejos bancos de pino, y les pidió que se relajaran.
Pasaron la noche bajo la carpa, contado historias, rememorando anécdotas, comiendo y bebiendo.

Al llegar la medianoche, aquel grupo de humanos se puso a dormir sobre la paja del escenario.

Profundamente.

...

Sobre las cinco y media de la mañana amaneció.
Nuestro hombre descubrió la coronación de la carpa, para que la luz entrara poco a poco.
Y luego, con sumo cuidado, arrastro el pesado icosaedro de cristal puro, mientras mantenía tensa la cadena sobre la que pendía.

El péndulo empezó a balancerse, sin que el movimiento giratoria de la Tierra le afectara.

Los prismas triangulares, firmemente ancladas a la cadena, oscilaban en una plano fijo respecto a la posición del Sol.

Y entonces, poco a poco, con la misma cadencia con la que el Sol se alzaba, ocurrió.

La luz que entraba por la cúpulade la carpa, se dejaba caer, y en su camino atravesaba los prismas de cristal, convirtiendo la linea de luz pura en unos arcos iris juguetones y fijos.

Caía la luz como caen las gotas de agua por las lianas de los árboles africanos, como caen los pensamientos al llegar la noche, como caen los besos cuando sobran las palabras.

Despacio, natural, simple, mágicamente.

Los colores más puros que nunc habíab observado.

Aquel goteo de luz mezclada en acompasadas frecuencias, terminaba en la gran bola final, el icosaedro tallado con esmero, que con su balanceo todo lo movía.
Y de su centro, reflejándose en sus veinte caras, tras atravesar un vidrio tan puro como tu alma, decenas de rayos de luz coloreada y limpia, que se estrellan en la carpa negra, donde refulgían de nitidez.


El hombre de nuestro cuento se sintió inmensamente feliz, pues por pimera vez en su vida había sido capaz de que los instantes de felicidad fugaces que se encendíeron y se apagaron a lo largo de su existencia...

Por fin..., se habían materiado de forma persistente frente a él y los suyos.

Se encontró muy agradecido por la vida que le había sido regalada.

Por la luz, que por fin, se le mostraba en su sencilla contundencia intemporal.

Mientras observaba aquella maravilla, sonreía.

Una sonrisa de luz.


Atentamente para Rojo Merlín: Driver.









¿Y tú, qué sueño tienes?

Dímelo y lo intentaré atraer con un cuento.




...