Buscar este blog

viernes, 2 de agosto de 2013

PIEDRAS PLANAS



Sientes que ya no puedes más, y es que ya no puedes más.
Estás tan cansado de recibir zamorrazos, que ya no hay un rincón en tu piel que no tenga una herida, que no esté abierto en canal, que no supure un sufrimiento enorme.

Y yo lo se, y te veo.

Ninguna de mis palabras aliviará tu dolor.
Ni una metáfora, ni un retruécano, ni tan siquiera mi presencia te ayudaría.

Solo soy un hombre como tú, enmedio de un naufragio, baldeando el agua que el gran Océano introduce en la bodega del barco.
Todos y cada uno de nosotros nos vamos al mismísimo infierno de Dante, de cabeza.

...

Asi que te hablaré de como veo el asunto.
No te voy a engañar, ni a intentarte engatusar con bellas palabras.
Este no es el momento, amigo.

Solo se lo que ayer soñé, nada más.
Vi a un hombre llegar a una playa desierta.
Grandes guijarros planos de piedra meteorizada por los vientos y la arena.
Pedruscos.
Distribuidos de forma aleatoria.

El hombre seleccionó dos grupos de piedras, y los fue apilando.

Primero, en la base, las piedra más grandes.
Luego fue colocando las piedras medianas y planas, que dieron estabilidad al conjunto.

Tras darle muchas vueltas, encontró una piedra plana, grande, fuerte; y la colocó a modo de puente entre las dos columnas que había levantado.

Para terminar su obra, colocó una nueva columna de piedra enmedio del puente.
Y las levantó hasta donde sus fuerzas le permitieron.
...

Aquel hombre estaba vivo, y estaba luchando.
Su paso por la playa dejó un pequeño monumento magalítico, cuyo significado encerraba las claves de su azarosa existencia.

Al final del día, pudo observar su obra.

Era digna.

Y se dejó llevar por el atardecer, sediento de justicia, hambriento de esperanza.

Mirando un monumento que él solo había levantado.
...

Cuyo significado sólo él conocía.
Pues era la obra más íntima y primitiva que fue capaz de construir.

Un conjunto y armonioso montón de piedras planas.

Puro reflejo de una voluntad firme.
...
Atentamente Driver.